La Comisión Electoral de Tailandia abrió hoy el cauce legal a la líder de la oposición, Yingluck Shinawatra, para que se convierta en la primera mujer al frente del Gobierno de este país asiático.

Este paso de produjo a raíz de que el organismo desechara las denuncias sobre supuestas irregularidades cometidas por Yingluck durante la campaña electoral que antecedió a los comicios celebrados el pasado 3 de julio y confirmara su estatus de diputada electa.

Yingluck, líder del partido Puea Thai (de los Tailandeses), fue acusada de recibir el apoyo de un puñado de políticos de entre los más de un centenar que han sido inhabilitados durante los últimos cuatro años por el Tribunal Constitucional por transgredir la ley electoral.

La Carta Magna, aprobada en un referéndum celebrado en 2008 a instancias del Gobierno instalado un año antes por los militares que asumieron el poder tras un golpe de Estado, establece que el partido que vulnera la normativa electoral debe ser disuelta y sus líderes inhabilitados para ejercer la función pública o política durante un periodo mínimo de cinco años

El portavoz de la comisión, Sodsri Sattayatham, indicó en rueda de prensa, que la decisión de aceptar la elección de Yingluck fue unánime dado que la normativa electoral no prohíbe a los políticos inhabilitados participar en actividades de los partidos.

También la aspirante a primera ministra fue acusada por algunos rivales de utilizar durante la campaña la imagen de su hermano Thaksin Shinawatra, el gobernante depuesto en el golpe de Estado de 2006 y refugiado en Dubai para eludir la pena de dos años de cárcel que le impuso un tribunal tailandés tras ser declarado culpable de corrupción.

El Puea Thai, que ha acordado formar una coalición con otras cuatro agrupaciones para gobernar Tailandia, consiguió la mayoría absoluta en los comicios celebrados el 3 de julio al ganar 265 escaños del total de 500 que componen el Parlamento.

La comisión aceptó también la elección como diputado del primer ministro saliente y jefe del Partido Demócrata, Abhisit Vejjajiva, además de la del viceprimer ministro Suthep Thaugsuban, ambos denunciados ante el organismo por supuesta compra de votos.

Con los nuevos doce diputados anunciados hoy, asciende a 370 el total de los candidatos que han sido confirmados en su escaño por la Comisión Electoral, aunque este número continúa siendo insuficiente para celebrar la sesión inaugural del Parlamento.

En rueda de prensa, el secretario general de Comisión Electoral, Suthiphon Thawichaikarn, apuntó que este grupo de diputados forma parte del grueso de 142 candidatos incluidos en la lista de aquellos sobre los que era necesario seguir investigando debido a la cantidad de denuncias de irregularidades que había contra ellos.

La Constitución estipula que la Cámara Baja debe ser inaugurada antes de que se cumplan 30 días desde la fecha de votación, en este caso el próximo 2 de agosto, y que para ello es requisito que cuente con un mínimo de 475 miembros reconocidos por la Comisión Electoral.

Sodsri señaló que el organismo reanudará el próximo jueves el examen del resto de las candidaturas que en principio obtuvieron un escaño en los comicios, que fueron una pugna entre las formaciones políticas de Yingluck y Abhisit.

En el caso de que el Parlamento pueda ser inaugurado, en su primera sesión elegirá a su presidente y la posterior al primer ministro, cargo que se perfila desempeñará Yingluck, de 44 años y una inexperta en la política hasta que hace unos cuatro meses fue nombrada líder a propuesta de Thaksin.

De no ser inaugurado a tiempo, la Comisión Electoral decidirá si repite los comicios en aquellos distritos electorales cuyos escaños hayan quedado vacantes o traspasa la competencia al Consejo Judicial, que dispone de poder para invalidar los resultados.