El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, vetó hoy la propuesta de ley de la Asamblea Legislativa que pretendía, entre otras medidas, regular el consumo de tabaco en lugares públicos, por considerarla "inconveniente" y porque afectaría "actividades empresariales".

"Haciendo uso de la facultad del veto que me otorga la Constitución de la República en su artículo 137 inciso primero (...) devuelvo a esa Honorable Asamblea Legislativa el citado decreto legislativo Nº 771, por considerarlo inconveniente", dice el decreto presidencial presentado hoy a los medios de prensa.

"Se hace necesario considerar los efectos que (...) tendrá sobre las actividades empresariales afectadas (...), se ve perjudicada la libertad económica de los agentes que participan en el mercado, tanto por las restricciones a la comercialización como para aquellas destinada a la publicidad y promoción (...)", dice el documento Ejecutivo.

La ley pretendía, entre otras medidas, "regular la importación, promoción, patrocinio, comercialización y consumo de tabaco y sus productos, así como la reducción de la demanda y protección de las personas no fumadoras (...)".

El decreto Ejecutivo estable que "existen formas más adecuadas de enfrentar las consecuencias negativas derivadas del consumo del tabaco, sin necesidad de establecer una prohibición de tal magnitud como la que se presenta en el Decreto (legislativo)".

De acuerdo con el documento, no es conveniente la regulación en los términos planteados porque actualmente "todas las actividades relacionadas con el tabaco son totalmente libres y se pretende de manera súbita llegar a otra en la que existe una prohibición casi absoluta".

El decreto que pretendía regular el consumo de tabaco fue aprobado el pasado 23 de junio con el apoyo de 65 de los 84 diputados de la Asamblea Legislativa.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) señaló recientemente en un comunicado que El Salvador "es el único país en Centroamérica que no ha ratificado" el Convenio marco para el control del tabaco e indicó que, además, no posee "un marco legislativo que regule y controle su consumo".

A su vez, advirtió sobre el "incremento en la epidemia del tabaquismo" en el país, al indicar que en 2009 se reportó que "el 27 % de los adolescentes de 13 a 15 años ha fumado alguna vez en su vida y que casi la mitad (...) consumió su primer cigarrillo antes de los diez años".