El conflicto del Mar de China Meridional y otras disputas territoriales dominaron hoy la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), que se inauguró en la isla de Bali.

El presidente indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono, indicó en el discurso de apertura que el acuerdo entre los diez países miembros de la ASEAN y China "no tendría que avanzar tan lento", y animó a todas las partes a redoblar los esfuerzos.

El mandatario destacó a los ministros presentes que un acuerdo enviaría una "fuerte señal" al mundo como demostración de estabilidad regional.

El Mar de China Meridional abarca unos 3,3 millones de kilómetros cuadrados y es una de las rutas marítima de mayor tráfico porque conecta el Pacífico y el Índico, pero además alberga islas ricas en recursos, como las Paracel y las Spratly.

Brunei, China, Filipinas, Malasia, Taiwán y Vietnam reclaman total o parcialmente las Spratly, mientras que las Paracel se las disputan solamente Pekín y Hanoi.

Los países de la ASEAN desean una negociación colectiva del conflicto, pero China rechaza esta opción porque considera que internacionaliza el conflicto y propone conversaciones bilaterales.

Tras esta primera jornada, en la que solo participaron miembros de la ASEAN, se abren nuevas posibilidades en las reuniones ministeriales bilaterales y multilaterales que se celebrarán hasta el sábado.

El ministro de Asuntos Exteriores de Indonesia, Marty Natalegawa, afirmó en rueda de prensa que los países de la ASEAN reivindican el código de conducta firmado hace diez años sobre el Mar de China Meridional, pero también están "abiertos a explorar otras posibilidades".

"En las últimas semanas, la tensión en esa área ha aumentado, pero creemos que esta energía (negativa) se puede transformar en una tendencia positiva dirigida a alcanzar una solución", dijo Natalegawa, cuyo país ocupa la presidencia rotatoria de la ASEAN.

La bilateral con China está previsto que se celebre el miércoles, un día antes de que los ministros del bloque regional se reúnan a la vez con sus homólogos chino, japonés y surcoreano.

Natalegawa también se refirió al conflicto que sostienen Camboya y Tailandia en torno al área fronteriza en el que se ubica el templo hindú del siglo XI Preah Vihear, donde se han producido diversos choques armados.

La Corte Internacional de Justicia de La Haya falló el lunes que ambos países deben replegar sus tropas, retomar el diálogo y permitir el acceso de observadores internacionales en la zona.

El ministro indonesio manifestó que Camboya y Tailandia "se han mostrado comprometidos a implementar esta decisión y convencidos de llegar a una solución pacífica".

El jefe de la diplomacia indonesia subrayó el rol que la corte internacional ha otorgado a la ASEAN, al solicitar que el contencioso se resuelva en el seno de esta organización.

De momento, el primer ministro de Tailandia, Abhisit Vejjajiva, indicó hoy en Bangkok que antes de ordenar el repliegue tienen que negociar primero con Camboya cómo se llevará a cabo.

Por otro lado y preguntado por los periodistas, Natalegawa reveló que se ha vuelto a presentar la petición de Birmania (Myanmar) de presidir la ASEAN en 2014.

"No existe una decisión formal todavía porque la tienen que tomar nuestros líderes en (la cumbre de) noviembre, pero sí podemos decir que existe una consideración positiva sobre la voluntad y capacidad" de Birmania, dijo Natalegawa.

La presidencia birmana suscita el rechazo de la Unión Europea y Estados Unidos, que afirman que es un país que no respeta los derechos humanos.

En los próximos cuatro días, los ministros de Exteriores de la ASEAN hablarán con representantes de la diplomacia de Estados Unidos, la Unión Europea, Australia, Canadá, India, Nueva Zelanda, Rusia y Corea del Norte, además de los citados China, Corea del Sur y Japón.

La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, fundada en 1967, está compuesta por Birmania, Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam.

Por Paula Regueira.