El presidente electo de Perú, Ollanta Humala, pidió a sus dos hermanos y a su padre, cuyas declaraciones continuaban hoy apareciendo en la prensa, que lo dejen trabajar y que no traten de aprovecharse de ser sus familiares.

Humala trató así de zanjar la polémica desatada hace ya más de una semana cuando se conoció que su hermano Alexis se había entrevistado con varios altos funcionarios rusos, incluido el ministro de Exteriores, Serguei Lavrov.

Este episodio, que el próximo mandatario de Perú ha calificado como una "torpeza y un grave error", se ha convertido en la primera crisis a la que Humala se ha tenido que enfrentar y le ha provocado una caída del 70 al 41 por ciento, según una encuesta de popularidad elaborada por Ipsos Apoyo y publicada este fin de semana.

La encuesta fue solicitada por el diario El Comercio, favorable durante el último tramo de la campaña electoral a la candidatura de Keiko Fujimori, que fue derrotada por Humala en la segunda vuelta.

"Le he dicho a él (a Alexis) y a mis familiares que la mejor forma de ayudar a un Presidente es dejándolo trabajar, y no aprovecharse, o utilizar, o creer que ser familia del Presidente les da algún tipo de poder por encima del resto de ciudadanos", señaló Humala en una entrevista emitida en televisión el domingo por la noche.

Humala, que hoy realiza una visita a México y mañana estará en Cuba, agregó que las reuniones de Alexis en Rusia fueron a título personal y que no existió "ningún acto ni de corrupción ni de ninguna búsqueda de acuerdos" y que tras la investigación al seno del partido, su hermano recibirá la sanción que le corresponda por su "metida de pata".

Pero Alexis no es el único de los Humala que trata de ayudar y no ayuda a su hermano, tal y como muestran las declaraciones de Antauro Humala realizadas desde el penal limeño donde cumple una condena de 25 años por el levantamiento militar que protagonizó en 2005 y que hoy publica un medio local.

"Ollanta recién tendrá gabinete el 28 de julio. Hasta antes, dada la inexistencia de ministros, son los hombres de confianza y capacitados quienes se preocuparán. Ese ha sido el rol de Alexis, que lo ha efectuado con vehemencia y de manera abierta, en representación del Presidente electo", señaló Antauro.

Antauro, quien señaló que Alexis debería ser felicitado y no sancionado por su viaje a Rusia, durante los pasados días también se reunió en la cárcel con el dirigente aimara Walter Aduviri, uno de los principales líderes de las protestas que mantuvieron la frontera con Bolivia cerrada por más de un mes.

Tampoco ha faltado en los últimos días el comentario del patriarca de los Humala, Isaac, quien desde que su hijo Ollanta se lanzó en 2005 por primera vez a la carrera presidencial se convirtió en uno de los personajes preferidos por los medios de comunicación.

De hecho, sus declaraciones sobre la superioridad de la raza cobriza, base del movimiento "etnocacerista" que lidera Antauro, y contra los homosexuales, fueron unos de los puntos que más daño causaron a Humala en sus aspiraciones presidenciales de 2006, cuando perdió en segunda vuelta con Alan García.

No es por ello casualidad que, durante casi la totalidad de la pasada campaña, tanto sus hermanos como su padre permanecieran alejados de los actos públicos para evitar así el asalto de los periodistas.

Ya en la primera entrevista que Humala concedió tras ganar la segunda vuelta a su contrincante Keiko Fujimori, habló sobre la complicada relación que mantiene con su familia.

"No comparto la doctrina del etnocacerismo por eso formé un partido nacionalista que no mezcla temas ideológicos, de religión ni temas raciales. Yo he tenido discusiones duras con mi padre por este punto. Pero las cosas ya están bien y allanadas", señaló entonces.