El presidente del Gobierno italiano, Silvio Berlusconi, comparecerá el próximo lunes en el Tribunal de Milán para asistir a una nueva audiencia del juicio por el caso Mills, en el que se le juzga por corrupción en acto judicial, informaron sus abogados.

Berlusconi confirma así la nueva estrategia de sus abogados de hacerle comparecer en las vistas de los juicios que tiene pendientes.

En este juicio, se acusa a Berlusconi del pago de 600.000 dólares a su exabogado, el británico David Mills, a cambio de que éste falseara a su favor su testimonio en dos juicios de finales de los años noventa permitiendo que el mandatario quedara absuelto.

Por otra parte, Berlusconi no estará presente en la nueva vista que se celebrará también en Milán algunas horas antes del caso Ruby, en el que está acusado de abuso de poder e incitación a la prostitución de menores, y en la que está prevista la lectura de algunas excepciones presentadas por sus abogados.

Hasta ahora, Berlusconi había acudido a otras seis vistas de procesos en los que está imputado: los pasados 28 de marzo y 2 de mayo a las audiencias preliminares del proceso Mediatrade (supuesta apropiación indebida y fraude fiscal); el 11 de abril, al juicio Mediaset (por presunto fraude fiscal), y 18 de junio, y el 9 y 16 de mayo al Mills.

El pasado 12 y 13 de junio los italianos derogaron con un referéndum la llamada ley del legítimo impedimento, que el Gobierno había aprobado y que permitía a Berlusconi no acudir a los juicios alegando compromisos oficiales.

Además del caso Mills y el de la joven marroquí Ruby, Berlusconi tiene pendiente los procesos Mediatrade y Mediaset, en los que se le acusa de apropiación indebida y fraude fiscal.