La vicepresidenta del Parlamento Europeo (PE), Isabelle Durant, afirmó hoy que es imposible que el expresidente de Colombia Álvaro Uribe no supiera de las escuchas ilegales que el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) realizó a jueces, periodistas y políticos durante su mandato.

"Es imposible pensar que (Uribe) no lo sabía", sostuvo Durant en una rueda de prensa en Bogotá, tras haber pasado cinco días en el país andino invitada por la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) y ayudada por la Delegación de la Unión Europea (UE) en Colombia para reunirse con personas involucradas en el caso.

A finales de noviembre del año pasado, un total de 43 personas, entre ellas la exsenadora Piedad Córdoba y el parlamentario Iván Cepeda, acusaron a Uribe, quien gobernó dos períodos consecutivos (2002-2010), de haber instigado "crímenes de lesa humanidad, tortura psicológica y persecución política".

Según la denuncia, Uribe sería la cabeza que ordenó al DAS la realización de interceptaciones, dirigidas contra políticos opositores, magistrados de las cortes, periodistas y defensores de los derechos humanos, principalmente.

"El caso del DAS no es solo escuchas y seguimientos, lo que ahora se entiende es que fue un sistema que se inventó y que funcionó bajo la cúpula de la Presidencia (de Uribe)", aseveró Durant tras haber escuchado en los últimos días la versión de víctimas, abogados, Fiscalía, Corte Suprema y Procuraduría.

Durant también mantuvo encuentros con el vicepresidente del Gobierno, Angelino Garzón; el actual director del DAS, Felipe Muñoz, y el representante en Colombia de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Christian Salazar, entre otros.

"Y el problema no es solo las amenazas, infiltraciones y seguimientos de personas, sino también el hecho de que la información que fue recolectada de forma ilegal fue utilizada de una manera totalmente inaceptable, es decir, para influenciar en la agenda política", añadió Durant.

Agregó que "más allá de los procesos penales y administrativos, en términos políticos (Uribe) sí tiene una cierta responsabilidad".

La vicepresidenta del PE consideró necesario fortalecer la seguridad de las víctimas y los exagentes del DAS que participan en el juicio, para que el proceso sea "justo y claro".

Los testigos "sienten que si hablan de todo lo que ellos saben sus familias estarán totalmente en peligro", indicó.

La eurodiputada se preguntó por qué no se ha constituido una comisión de investigación con jueces dedicados exclusivamente a estudiar el caso de las escuchas, aunque aclaró que no es quién para decir a la justicia colombiana lo que tiene que hacer.

"Tras mi encuentro con la Fiscalía percibí que hay una real voluntad de llegar al fondo de este caso pero hay que darles realmente los recursos necesarios para poder investigar todos los niveles de poderes que están involucrados", opinó.

Durant explicó que entregará un informe con las conclusiones de su viaje a Colombia a la presidencia del PE, al Comité de Derechos Humanos del PE y a organizaciones no gubernamentales (ONG).

A finales del año pasado, ONG de Bélgica y de España demandaron al país andino para que se investigue si hubo espionajes del DAS hacia activistas en territorio europeo.

La eurodiputada anunció que el vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón, se comprometió a visitar el PE en octubre para hablar del tema.

"Es necesario darle seguimiento y continuar una presión política sobre este caso DAS, porque es así que se puede hacer que el caso siga avanzando", concluyó.