El embajador de Ecuador en España, Galo Chiriboga, llegó hoy a Quito y dijo que el próximo lunes presentará su renuncia a este cargo para intentar convertirse en el próximo fiscal general del país.

"El día lunes (18 de julio) van ocurrir dos hechos importantes, primero con la presentación de mi renuncia dejaré de ser embajador y seré un ciudadano corriente. En esa situación si es que concluye el proceso de selección y de nombramiento de la primera autoridad de la Fiscalía del Ecuador, asumiré como fiscal", dijo Chiriboga.

Pese que Chiriboga lidera la lista de candidatos como fiscal, dijo que, por el momento, "no quiere hacer hipótesis", porque aún no se ha confirmado que vaya a ocupar este cargo.

Sobre sus posibles gestiones en ese puesto, Chiriboga respondió con un rotundo: "No voy hacer ningún pronunciamiento sobre la Fiscalía, porque no soy fiscal".

El último año y medio Chiriboga fue embajador de España y hoy en una rueda de prensa en el aeropuerto, anunciada por la cancillería, hizo un balance sobre su labor en ese país.

Respecto a los damnificados por el terremoto del 11 de mayo en Lorca (Murcia), dijo que de los más de 1.500 ecuatorianos afectados, a 200 personas aún no se les ha encontrado un lugar donde vivir, pero que esperan hacerlo en las próximas semanas.

Por otro lado, anunció que el próximo lunes entrará en vigencia el convenio de seguridad social entre España y Ecuador, que permitirá "la portabilidad de los derechos laborales y de seguridad social" de los ecuatorianos que quieran regresar a su país y de los españoles que vuelvan a su tierra de origen.

Según el acuerdo, las aportaciones al fondo de seguridad social que los ecuatorianos hagan en España les servirán para jubilarse en su país y viceversa.