La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, reconoció hoy en cadena nacional de televisión que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) atraviesa una grave crisis financiera y anunció que para tratar de superarla, el Gobierno pagará a la institución más de 166,3 millones de dólares.

Estos recursos corresponden a deudas que el Ejecutivo mantiene con la CCSS y al pago adelantado, por tres años, de responsabilidades, que ayudarán a paliar el déficit de 180 millones de dólares que tiene la institución en sus cuentas para este año.

El mensaje de Chinchilla sale al paso de la convocatoria de los sindicatos del sector salud a una huelga indefinida a partir del próximo martes por el "caos" en el que consideran se encuentra la CCSS y por la deuda del Estado con esa institución, que dicen es mayor a los 845 millones de dólares que dice la administración.

La mandataria dijo que el Seguro de Enfermedad y Maternidad, que cubre los servicios de salud de toda la población, "se encamina hacia una seria crisis".

Según un reciente informe de la Auditoría Interna de la Caja, el déficit actual pone en riesgo la prestación de los servicios que por décadas ha brindado el seguro social a los costarricenses.

La presidenta aclaró que, sin embargo, "cualquier solución temporal no solucionará el problema", por lo que ha convocado a las autoridades de la CCSS a una reunión.

Además, el viernes se presentará un estudio realizado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) sobre la situación financiera de la seguridad social costarricense.

Entre los acuerdos entre el Gobierno y la CCSS destaca un compromiso para establecer un crecimiento del presupuesto de gastos tomando como base un 4 % para el año 2012.

Chinchilla no detalló el origen de los recursos que el ministerio de Hacienda traspasará a la Caja este año, pero en su mensaje apuntó que este pago "representa una gran privación de recursos necesarios para atender otros necesidades urgentes de nuestra población".

"Cuidar la Caja es una prioridad impostergable para los y las costarricenses, y pueden estar seguros de que esta Administración tomará las medidas necesarias para fortalecerla", recalcó.

El sistema de seguridad social costarricense es universal y se financia con aportes de los trabajadores y patronos del sector formal.