El "asco" que el cantautor Fito Páez dijo sentir por "la mitad de Buenos Aires" que este domingo votó por la reelección del alcalde de la ciudad, el conservador Mauricio Macri, recalentó hoy la hasta ahora gélida campaña en los comicios de la capital, que tendrán una segunda vuelta el próximo día 31.

El argentino Páez fue denunciado hoy ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) de Argentina por la organización no gubernamental Defendamos Buenos Aires, que acusa al artista por presunta discriminación a los porteños.

Las afirmaciones del cantante detonaron además hoy una ola de comentarios en la arena política de la capital argentina que añadió algo de pimienta a la hasta ahora sosa campaña electoral en la ciudad.

El cantautor dijo en una columna con su firma publicada este martes en el diario Página/12, de la capital argentina, que "da asco la mitad de Buenos Aires", donde el domingo último el conservador Macri logró el 47,08 por ciento de los votos.

Ese caudal fue insuficiente para que el alcalde lograse la reelección en primera vuelta, por lo que se deberá enfrentar en una segunda ronda, prevista para el día 31, al senador kirchnerista Daniel Filmus, que el domingo logró una adhesión del 27,78 por ciento.

"No se qué le pasó a Fito. Me gustaría saber de que manera lo puedo ayudar con lo que le está pasando", dijo Macri en declaraciones a periodistas, a quienes aseguró que tenía una relación "amistosa" con el cantante y que éste hasta le felicitó cuando hace diez años le contó que iba a lanzarse a la política.

Filmus, por su parte, dijo no compartir la posición de Páez, aunque sostuvo que "un artista, un intelectual, alguien que puede dar su opinión personal puede expresar la sensación que tiene".

Menos diplomáticos que los candidatos se mostraron el ministro de Cultura argentino, Jorge Coscia, y quien ocupó ese cargo durante el gobierno de Raúl Alfonsín (1983-1989), Julio Bárbaro, quien en un programa radial tuvieron un fuerte cruce al opinar sobre Páez.

"La izquierda y un sector de la derecha son minorías que piensan que las masas los deben seguir. En esa soberbia está su error", disparó Bárbaro.

Coscia le respondió que "pretender que un artista como Fito Páez", nacido en la central provincia de Santa Fe, "no pueda expresar sus ideas no está bien".

"A mí el resultado electoral me da lástima", señaló el ministro.

Para alimentar aún más la polémica, el escritor Andrés Rivera calificó al músico como un "valiente" y opinó que éste estuvo "moderado" con lo que expresó en la columna en Página/12.

"El porcentaje de votos que recibió el señor Macri habla de una nación o de una ciudad-nación atravesada por el fascismo en su mayoría. Y creo que eso es muy riesgoso. Basta remontarnos en la historia. Adolf Hitler no ascendió al poder por un golpe de Estado, sino que ganó elecciones", dijo Rivera en declaraciones a Radio Universidad, de Córdoba.

En tanto, el ministro de Cultura de Buenos Aires, Hernán Lombardi, aseguró que "Fito derrapó en su idea".

"El problema es quién le puso el aceite en el asfalto para que derrapara. Siempre hay algún sustrato atrás que hace que alguno derrape. Hay que ver quién genera esta atmósfera de división", dijo Lombardi al canal C5N.

El titular de Defendamos Buenos Aires, Javier Miglino, dijo a Efe que las afirmaciones de Páez, "teniendo en cuenta que es una persona culta y en uso de sus facultades, son claramente violatorias de la ley antidiscriminatoria".

Para el abogado, Páez expresó "asco por quienes no comparten sus opiniones políticas" y "asco por la gente que nació en Buenos Aires o vive en ella" y "está destilando un odio malsano que está penado por la ley".