El mandatario de EE.UU., Barack Obama, advirtió hoy al régimen sirio que "nadie puede meterse con la embajada" de su país en Damasco, que reabrió hoy sus puertas tras ser atacada el lunes por partidarios del presidente Bachar Al Asad.

"Hemos enviado un mensaje claro de que nadie puede meterse con nuestra embajada, y de que tomaremos todas las acciones necesarias para protegerla. Creo que han recibido ese mensaje", dijo el mandatario en una entrevista con la cadena CBS.

Obama añadió que su Gobierno "está viendo cómo el presidente Asad pierde cada vez más la legitimidad a los ojos de su pueblo", un día después de que la secretaria de Estado, Hillary Clinton, asegurara que el líder sirio "no es indispensable" para liderar el país.