El Consejo permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) guardó hoy un minuto de silencio por el recién fallecido expresidente brasileño Itamar Franco de quien recordó su "extraordinaria vida" y trabajo realizado por el pueblo de Brasil.

El representante permanente de Guatemala ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Jorge Skinner-Klee, quien ejerce la presidencia de turno del Consejo, expresó sus condolencias al pueblo de Brasil.

Itamar Franco, quien fue presidente de Brasil entre 1992 y 1995, y senador, murió el 2 de julio a los 81 años en un hospital en Sao Paulo apenas un mes después de que se le diagnosticara leucemia.

"Tenemos sentimientos de pesar y queremos transmitir nuestras condolencias al pueblo de Brasil", señaló Sikinner-Klee, quien recordó que Franco ayudó a poner fin a la hiperinflacción y allanó el camino para consolidar la situación económica actual del país.

Franco como jefe de Estado y Henrique Cardoso como su ministro de Hacienda fueron los responsables del Plan Real de ajuste económico que en 1994 garantizó la estabilidad de la economía brasileña y puso fin a una inflación que entonces superaba el 1.000 % anual.

"Una audaz reforma económica que introdujo una nueva moneda, redujo el gasto del gobierno y fortaleció el sistema económico del país", subrayó Skinner-Klee, quien destacó la "extraordinaria vida" del político brasileño.

El consejero de la misión de Brasil ante la OEA, Michael Arslanian, agradeció la solidaridad del Consejo y recordó que Franco también fue representante permanente de esta organización, por lo que "su contribución se extendió al trabajo y a la cooperación interamericana".