El consejero para la lucha antiterrorista de la Casa Blanca, John Brennan, trató hoy en Saná con el vicepresidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, el modo de ejecutar un traspaso de poder que ponga fin a la crisis política en el país.

Hadi explicó a Brennan que había acordado con la oposición "dialogar con seriedad y desarrollar un plan nuevo que pueda llevar a la armonía y la paz", informó la agencia oficial de noticia Saba.

El objetivo de este plan es, según Hadi, evitar que el Yemen "sufra las tragedias de la guerra".

En la reunión, el vicepresidente yemení aseguró que ha mantenido encuentros con la oposición y con los jóvenes instigadores de las protestas políticas y que casi ha llegado a un acuerdo con ellos.

Asimismo, hizo hincapié en los esfuerzos desplegados para cuidar de los heridos, retirar a los hombres armados de las calles y evitar que se agrave la situación en el Yemen, escenario de una revuelta popular contra el presidente yemení, Alí Abdalá Saleh, desde finales de enero.

Además de con Hadi, Brennan se reunió con el jefe del Estado Mayor yemení, general Ahmed Ali al Ashual, y con el dirigente de la Guardia Republicana, teniente Ahmed Ali Abdalá Saleh, hijo mayor del presidente yemení.

Ayer, Brennan pidió a Saleh, que "comience de inmediato el traspaso de poder" en el Yemen, tras reunirse con el mandatario en Riad, donde éste se recupera de las heridas sufridas en un atentado el 3 de junio.

El emisario del presidente de EEUU, Barack Obama, reclamó a Saleh que "cumpla su promesa de firmar el acuerdo auspiciado por los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) para comenzar el traspaso constitucional y político en el Yemen", según un comunicado difundido por la Embajada estadounidense en Saná.

La propuesta del CGG estipula un traspaso del poder al vicepresidente en el plazo de un mes tras su firma y la celebración de elecciones dos meses después.

Por su parte, Saleh reiteró que el traspaso pacífico del poder debe realizarse en el marco de la democracia y según la Constitución.