El Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) de Paraguay, el principal de la coalición gobernante, celebró hoy con un multitudinario acto sus 124 años de fundación, en medio de una crisis interna por la campaña en favor de la reelección del jefe de Estado, Fernando Lugo.

"Por qué no pensar en la figura de la reelección. Por eso como presidente del PLRA soy partidario de una reforma constitucional que nos permita avanzar y profundizar nuestra democracia", afirmó el titular partidario, el senador Blas Llano.

En un acto ante miles de personas congregadas ante el Panteón de los Héroes, en el centro de Asunción, Llano destacó que "como políticos responsables es nuestra obligación escuchar y obrar a favor de los clamores de nuestro pueblo".

El legislador se refirió a la campaña emprendida por el Frente Guasú, integrado por grupos minoritarios de izquierda que apoyan a Lugo, en favor de una enmienda constitucional para reinstalar la reelección, prohibida por la actual Carta Magna.

Llano se declaró partidario de "una reforma constitucional amplia", la cual debería acometerse a través de una convención nacional constituyente.

El dirigente instó a la unidad partidaria y recordó además que el PLRA, de centroderecha y segunda fuerza electoral, ha sido "garante del proceso de cambio" que en abril de 2008 llevó a Lugo al poder al frente de una coalición de amplia base ideológica.

La idea de Llano contrasta con la de otros dirigentes liberales que rechazan la posibilidad de una reforma constitucional y menos una enmienda que reinstale la reelección y abogan porque un miembro de ese partido encabece la fórmula presidencial de la coalición gobernante.

Lugo ha reiterado que no tiene ningún interés en la reelección, aunque la oposición y algunos de sus propios excolaboradores consideran que la campaña en favor de esa figura está alentada por el entorno palaciego.

"La enmienda abre un camino. He repetido en varias oportunidades que Fernando Lugo no tiene ningún interés en la reelección", aseveró el gobernante en una entrevista concedida a Efe a finales de junio pasado.

La reelección quedó vetada en la actual Carta Magna, promulgada en 1992, en plena transición democrática tras el derrocamiento de la dictadura del general Alfredo Stroessner (1954-1989) para evitar el riesgo de plantes autoritario.