El ministro del Interior y vicepresidente primero Alfredo Pérez Rubalcaba lanzó el sábado oficialmente su candidatura a la presidencia por parte del PSOE a los comicios generales de marzo.

Pérez Rubalcaba, de 59 años, prometió el viernes que dimitiría en breve tanto del Ministerio del Interior como de vicepresidente primero en el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para centrarse de lleno en la campaña electoral.

Los directivos del Partido Socialista Obrero Español lo eligieron el sábado como candidato, ya que Rodríguez Zapatero decidió no postularse a un tercer período.

"España vive un momento difícil en el que no cabe el ventajismo ni la irresponsabilidad y que exige grandes compromisos. Apoyado por vosotros he decidido dar un paso adelante porque apoyado por vosotros sé que puedo ser útil a mi país; es un momento de compromiso con todos vosotros", dijo el funcionario ante unos 1.300 asistentes al madrileño Palacio Municipal de Congresos.

Pese a los sombríos pronósticos de las encuestas, el ministro del Interior dijo que "en esta campaña electoral nada está escrito y nada está decidido de antemano, absolutamente nada", al tiempo que prometió trabajar "hasta el límite de su capacidad" y a darlo "todo", según señaló la agencia Europa Press.

"No me va a ser difícil porque uno saca mucha fuerza cuando defiende aquello en lo que cree, pero tenéis que echarme una mano, necesito contar con vosotros, con vuestro esfuerzo, vuestro trabajo, vuestras ideas, todo vuestro apoyo, porque tenemos que convencer a muchos españoles de que vuelvan a darnos su apoyo", pidió el candidato.

"A la tarea, a hacerlo, hagamos que suceda", agregó, "a trabajar y a ganar".

"Desde esa confianza que tengo en mi país, que es España, os propongo, me propongo, propongo a los españoles trabajar conjuntamente", prometió el candidato, dirigiéndose especialmente a quienes creen "que es mejor el trabajo que la apatía y la resignación, que creen que es mejor el pacto que la confrontación, los que prefieren el sí al no".

Las elecciones generales deben tener lugar para marzo del 2012, o antes, y los sondeos de opinión pronostican una victoria holgada del opositor Partido Popular.

Destacados diarios madrileños criticaron que no lo hubiese renunciado aún oficialmente antes de aceptar la candidatura socialista.

La economía española no ha salido aún de la recesión que comenzó en el 2009 y sufre un desempleo superior al 21,3% — el mayor de la eurozona.