El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió el fin de las hostilidades en Sudán y advirtió de que el deterioro de la situación de seguridad y el aumento de la violencia en la provincia de Kordofan Sur están provocando miles de desplazados, informó hoy el organismo internacional.

Ban, según un comunicado de prensa, pidió el cese de las hostilidades entre las partes y que éstas "cooperen plenamente con la Misión de la ONU en Sudán (Unmis) y con las agencias humanitarias para atender las necesidades de los civiles afectados".

El pasado 21 de mayo estallaron los enfrentamientos en la región de Abyei, rica en yacimientos petrolíferos y que ha sido tomada por el Ejército del norte, que se niega a retirarse, y después se extendieron a la provincia norteña de Kordofan Sur, fronteriza con el sur, lo que ha originado decenas de miles de desplazados.

Entre 30.000 y 40.000 personas huyeron de Kadqoly, capital de Kordofán Sur, desde que comenzaron los combates entre fuerzas del norte y del sur, según datos de la ONU.

Las tensiones en Sudán han aumentado por los enfrentamientos continuos entre las tropas del norte de Sudán y el Ejército sureño, y en los últimos días se registraron tres muertos en un bombardeo de la aviación del norte contra una aldea de la provincia petrolífera sureña de Al Wahda, limítrofe con la zona norteña de Kordofán Sur.

Además, en la norteña provincia de Kordofán Sur comenzó hace una semana una rebelión que encabeza el "Ejército Popular del Liberación de Sudán-Sector Montañas de Nuba", y los enfrentamientos han causado la muerte y heridas de decenas de personas y miles de desplazamientos.

El gobernador de Kordofán Sur, Ahmed Harun, responsabilizó de esa rebelión al secretario general del Movimiento Popular de Liberación de Sudán (MPLS) -que gobierna en el sur-, Yaser Arman, y a su representante en esa provincia, Abdelaziz Al Helu, según la radio sudanesa.

El secretario general de la ONU subrayó también su preocupación por la situación en la provincia de Abyei, que quedó fuera del referéndum celebrado a principios de año y que dará lugar el próximo 9 de julio a la independencia del sur de Sudán.

La región de Abyei debía elegir entre unirse al sur o continuar formando parte del norte, pero la falta de un acuerdo sobre el registro de los votantes llevó a que esa consulta se pospusiera indefinidamente.

Ban dio, además, la bienvenida "a las reuniones entre las partes en Adis Abeba para abordar la situación en Abyei, Kordofan Sur y los estados del Nilo Azul, al igual que sobre otros asuntos importantes de seguridad que están bajo el acuerdo global de paz" alcanzados en en 2005 entre el norte y el sur del país para acabar con 21 años de guerra civil.

"El secretario general de la ONU subraya la importancia de esas reuniones e insta a las partes a que demuestren la voluntad política y la flexibilidad necesarias para llegar a acuerdos que lleven la paz a ese área", señala el comunicado de la ONU.