Suiza anunció hoy que ha logrado recuperar 1,5 millones de francos (1,2 millones de euros) que tuvo que depositar a favor de Libia, en una cuenta bloqueada en Alemania, en el contexto de la crisis que causó la detención de un hijo de Muamar al Gadafi en la Confederación Helvética hace tres años.

El dinero estaba destinado a Libia en caso de que las autoridades helvéticas no lograsen identificar y sancionar al responsable de la publicación en un diario de dos fotografías de Hannibal Gadafi cuando éste fue detenido tras ser denunciado por maltratos físicos por dos empleados domésticos a su servicio en Ginebra.

La orden de detención fue el origen de una grave y prolongada crisis diplomática entre los dos países y que provocó que dos empresarios suizos fueran retenidos -prácticamente en condición de rehenes- por el régimen libio entre un año y medio en un caso y casi dos años en el otro.

Tras las revueltas populares contra el régimen de Gadafi y su consiguiente debilitamiento, el Gobierno suizo contactó con el alemán para lograr el reembolso de los 1,2 millones de euros que le había transferido.

El Ministerio helvético de Asuntos Exteriores confirmó que ese dinero se encuentra desde hace dos días en una cuenta bancaria de la Confederación.

A ese respecto, recordó que la transferencia de esa suma "era una condición para la liberación en junio de 2010 del ciudadano suizo Max Goldi", el último de los dos rehenes que pudo abandonar Libia.

Asimismo, destacó que desde el estallido del conflicto interno en Libia, el pasado febrero, Suiza "ha contribuido a aliviar el sufrimiento de las poblaciones locales" y que su entidad de ayuda humanitaria abrió recientemente una oficina en Bengasi, ciudad bastión de los rebeldes.

Precisó también que la ayuda de Suiza en favor de la población civil de Libia asciende a tres millones de francos (2,4 millones de euros).