El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, reconoció hoy en San Salvador que los niveles de desempleo son "preocupantes" en la región, en un encuentro con representantes sindicales del continente que exigieron mejores garantías laborales para los migrantes y las mujeres.

Insulza y los portavoces sindicales se reunieron en el marco de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), que se instalará esta tarde en la capital salvadoreña y discutirá sobre la seguridad ciudadana en la región hasta el próximo martes.

El secretario general afirmó ante los sindicalistas que en el hemisferio hay "entre 16 millones y 17 millones" de personas desempleadas a consecuencia de la crisis mundial.

En cuanto a la seguridad, Insulza indicó que "preocupa" que el sector de los jóvenes sea uno de los más afectados por el desempleo, que en ese segmento llega al 16,1 por ciento.

Esa situación "ciertamente tiene una relación más directa con el tema de seguridad" en la región, añadió Insulza.

Por su parte, los portavoces de los trabajadores plantearon la necesidad de políticas públicas "coherentes" con los derechos humanos de los trabajadores, especialmente los migrantes y las empleadas domésticas.

La Secretaria General del Movimiento Sindical y Gremial de El Salvador, Sarahí Molina, indicó que no es justificable que la crisis económica implique "retrocesos" en la garantía de los derechos laborales entre hombres y mujeres.

El secretario de la Confederación Sindical de las Américas (CSA) de Brasil, Rafael Freire, también hizo un llamado a que se termine con el asesinato de lo sindicalistas en la región americana, y rechazó los feminicidios.

Los sindicalistas además solicitaron a la OEA que apoye a los Estados de América para combatir la violencia que atenta contra los derechos de los trabajadores.

En ese sentido, Freire consideró que la "impunidad" frente a cualquier delito "constituye una fuente de violencia e inseguridad", por lo que es necesario luchar contra esta problemática.