El opositor cubano Guillermo Fariñas inició hoy una nueva huelga de hambre para exigir justicia por la muerte de Juan Wilfredo Soto, fallecido a primeros de mayo, según la disidencia a causa de una paliza policial si bien el Gobierno y familiares del difunto han negado este extremo.

En conversación telefónica con Efe desde su casa de Santa Clara (centro) Fariñas confirmó que este mediodía inició una huelga de hambre y sed para exigir que el Gobierno de Raúl Castro "juzgue a los autores directos del homicidio" de Soto García.

El disidente Juan Wilfredo Soto, de 46 años, falleció el pasado 8 de mayo en un hospital de Santa Clara y según la oposición interna cubana su muerte fue consecuencia de una paliza que dos días antes le propinó la policía.

El Gobierno, en una nota oficial divulgada al día siguiente de la muerte, negó agresión policial alguna contra Soto García, sostiene que éste tenía problemas de salud y que falleció por un fallo multiorgánico originado por una pancreatitis aguda y denunció una "nueva campaña difamatoria" orquestada contra la revolución cubana.