La Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) exigió hoy a las guerrillas de las FARC y el ELN un "respeto absoluto" a la población civil del país, que en lo que va de año ha sufrido "graves infracciones" que dejan cuatro muertos y miles de desplazados.

Al menos tres personas han resultado heridas en los mismos hechos, que según lo observado por esta delegación de la ONU han sido cometidos en los primeros cinco meses de 2011.

Los casos fueron denunciados por el titular de la OACNUDH, el alemán Christian Salazar Volkmann, quien recordó a los rebeldes que con dichas conductas incurren en infracciones a los principios de limitación, distinción y proporcionalidad.

"Condeno los homicidios en persona protegida, los ataques indiscriminados, los ataques contra bienes civiles, las amenazas y los desplazamientos forzados cometidos por los grupos guerrilleros", expresó Salazar en un comunicado difundido en Bogotá.

"En los últimos meses, mi Oficina observó graves infracciones al derecho internacional humanitario por parte de las FARC-EP (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo) y el ELN (Ejército de Liberación Nacional)", dijo el director de la OACNUDH.

En la nota, Salazar detalló cuatro casos cometidos por estas guerrillas desde el pasado enero en distintas regiones colombianas y que todos ellos constituyen "graves infracciones a los principios humanitarios, al artículo 3 común a los Convenios de Ginebra y al Protocolo II adicional a los Convenios de Ginebra".

En el primero, cometido el 14 de enero en Puerto Asís y atribuido al frente 48 de las FARC, murió el adolescente Diego Fernando Sánchez Toro en un ataque con explosivos al domicilio de Sandra Toro, hija del alcalde de esa localidad del departamento sureño del Putumayo.

El 22 del mismo mes, amenazas atribuidas al frente 36 de la misma guerrilla generaron el desplazamiento de unas 5.000 personas, 2.300 de ellas menores de edad, de 44 de las 52 aldeas rurales de Anorí, población del departamento de Antioquia (noroeste).

La OACNUDH también detalló un "ataque indiscriminado" con explosivos atribuido a reductos del ELN en Sucre, localidad del departamento suroccidental del Cauca, en contra del hospital local, acción que causó "severos y extensos" daños en la edificación y afectó 16 viviendas aledañas.

En el otro hecho, el 22 de mayo, presuntos rebeldes de las FARC causaron la muerte de tres personas y heridas a dos más en un ataque a una embarcación que se movilizaba por el río Atrato, en el departamento selvático del Chocó (noroeste).

Además, los mismos rebeldes impusieron durante varios días "restricciones al libre tránsito en el río Atrato y sus afluentes", según los registros de la delegación humanitaria.

"Ante esta violencia, exijo una vez más a las FARC-EP y al ELN el total apego a la normativa humanitaria y el respeto absoluto a la población civil", enfatizó el responsable de la OACNUDH.