Los presidentes de Ecuador y Venezuela, Rafael Correa y Hugo Chávez, respectivamente, prevén retomar la próxima semana, en el balneario ecuatoriano de Salinas, una reunión periódica que ha sido suspendida desde noviembre pasado en varias ocasiones.

Correa y Chávez prevén dirigir el próximo martes en Salinas su IX Encuentro Presidencial, casi once meses después de la última cita de este tipo celebrada en Caracas, el 6 de julio del año pasado.

En el encuentro de Salinas, Correa y Chávez abordarán temas relacionados con proyectos energéticos, financieros, comerciales, productivos, de seguridad y defensa, del conocimiento y sociales, precisa un comunicado de la Cancillería ecuatoriana.

Los dos mandatarios, que estarán acompañados por sus cancilleres y otros ministros, prevén suscribir una "declaración conjunta" y firmar varios convenios.

Según la Cancillería en Quito, Chávez y su comitiva regresarán a Venezuela el mismo martes.

El encuentro periódico de ambos gobernantes es un mecanismo ideado por ellos mismos para seguir de cerca los avances de los acuerdos bilaterales y que, en principio, se debían efectuar cada dos o tres meses.

La reunión que prevén sostener en Salinas debía efectuarse en noviembre pasado, pero fue suspendida entonces por problemas de agenda.

En diciembre fue otra vez postergada por la situación de crisis en Venezuela causada por las inundaciones, aunque Correa visitó a Chávez en Caracas para entregar ayuda humanitaria.

El mandatario venezolano dijo entonces que visitaría Ecuador en enero para celebrar el encuentro, pero otra vez la cita fue cancelada por problemas de agenda y se la trasladó para finales de febrero, cuando fue otra vez suspendida.

El 8 de mayo pasado Chávez anunció una gira por Cuba, Brasil y Ecuador, que incluía la reunión con Correa, pero a día seguido suspendió el periplo por una lesión en la rodilla.

Finalmente, si no ocurre nada extraordinario, los presidentes de Ecuador y Venezuela tienen previsto retomar el contacto directo el próximo martes en Salinas, un balneario que ha esperado la cita por varios meses.