El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, renunció a la cartera interina de Petróleo y nombró en su sustitución al ex director de la Organización de Educación Física, Mohamad Ali Abadi.

El nombramiento, aparecido anoche en la página web de la presidencia, se produce apenas 24 horas después de que el Parlamento aprobara un documento en el que consideraba ilegal que el mandatario tuviera la estratégica cartera y de que votara a favor de remitir la polémica al Poder Judicial.

Ahmadineyad asumió la estratégica cartera de Petróleo el pasado mes de abril, después de destituir al entonces responsable, Masud Mirkazemí, dentro de un supuesto plan para fusionar varios ministerios y reducir de 21 a 17 el número de ministros.

De acuerdo con la leyes iraníes, el mandatario tiene potestad para remodelar el gabinete y nombrar ministros interinos por un plazo de tres meses, tras el cual debe consultar al Parlamento los nuevos nombramientos.

El conflicto parece enmarcarse en la disputa que Ahmadineyad mantiene desde hace meses por los límites de su poder tanto con el líder supremo de la Revolución, ayatolá Alí Jameneí, y el presidente del Parlamento, Alí Lariyaní.

Las energías fósiles son el sostén de la economía de Irán, país que guarda bajo su subsuelo las segundas mayores reservas probadas de petróleo y gas del mundo.

La cartera de Petróleo habría concedido, además, a Ahmadineyad la posibilidad de presidir la próxima semana en Viena la reunión ministerial de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).