El ex militar izquierdista Ollanta Humala cerró el jueves con un multitudinario mitin su campaña electoral, pidiendo a los peruanos votar "con memoria" para impedir "el regreso de la corrupción", en alusión a su rival en la segunda vuelta del domingo, Keiko Fujimori.

Humala, quien se encuentra en un empate estadístico con la hija del ex presidente Alberto Fujimori, enfatizó en el acto que su compromiso con los peruanos es hacer un gobierno democrático, con crecimiento económico e inclusión social.

"Yo les digo a todos los indecisos que reflexionen... cuando un pueblo olvida su historia está condenado a repetirla", exhortó Humala.

"Los peruanos no podemos votar sin memoria, los peruanos y las peruanas debemos recordar cómo fue el pasado, y a esos nuevos electores hay que contarles, hay que decirles lo que pasó en la década de los 90, para que no vuelva a suceder nunca más en el Perú una dictadura", indicó.

El candidato, de 48 años, a quien temen los mercados por su visión opuesta al modelo económico que ha regido en Perú en la última década, acusó a los "poderosos" de querer confundir al pueblo para volver al pasado.

"Tenemos que votar con confianza... sin miedo, porque esa es la campaña de los poderosos que quieren confundir al pueblo peruano, que quieren hacer que se equivoque el pueblo peruano y vuelva al pasado a ese pasado corrupto que nos avergüenza", dijo.

El candidato reiteró su compromiso de trabajar por un país donde haya menos desigualdad social.

"Mientras hayan familias que viven en arenales con cilindros (bidones) con agua... no podemos sentirnos orgullosos de que el Perú está avanzando", dijo.

Reiteró algunos de sus principales promesas como ofrecer gas barato a la población, implementar guarderías para niños de madres trabajadoras, y elevar el sueldo mínimo mensual de 600 soles (214 dólares) a 750 soles (267 dólares).

En el mitin estuvieron presentes el ex presidente Alejandro Toledo y el hijo del novelista peruano Mario Vargas Llosa, Alvaro Vargas Llosa, quienes han expresado su respaldo a Humala.

Toledo, quien combatió el gobierno autoritario de Alberto Fujimori, dijo que con su presencia buscaba "impedir el regreso de la corrupción, el regreso de la mafia" y el de "los violadores de derechos humanos".

Keiko Fujimori, afín al modelo neoliberal, es apoyada por los sectores conservadores. Sus críticos le cuestionan que se haya rodeado de la misma gente que participó del gobierno de Alberto Fujimori, quien actualmente cumple una condena de 25 años de prisión por violaciones a los derechos humanos.