El expresidente ecuatoriano Lucio Gutiérrez denunció hoy en Madrid la política "totalitaria, abusiva y corrupta" del actual Gobierno de su país y afirmó que el referendo de mayo pasado fue "uno de los procesos más fraudulentos y desiguales" en la historia de Ecuador.

"Lamentablemente tenemos un país dividido, como lo demuestra el hecho de que en doce de las veinticuatro provincias ganó el 'no'", dijo Gutiérrez al referirse a los resultados de la consulta popular a la que acudieron los ecuatorianos el 7 de mayo para pronunciarse sobre una serie de reformas propuestas por el Gobierno del presidente Rafael Correa.

El que fuera gobernante de Ecuador entre 2003 y 2005 ofreció una rueda de prensa en Madrid en la primera jornada de una visita a España en la que visitará a los ecuatorianos inmigrantes, entre ellos los de Lorca, en Murcia (este), ciudad afectada por un terremoto el 11 de mayo último.

En unas declaraciones a Efe, previas a la rueda de prensa que organizó el Partido Sociedad Patriótica 21 de Enero, el ex gobernante dijo que en el referendo "fraudulento" celebrado hace menos de un mes el presidente del Consejo Electoral "fue nombrado a dedo" por Correa y eso supuso que no fuera "un juez imparcial".

Además, se quejó de que el presidente no tenía una cantidad fija asignada para la campaña, como las demás opciones, y "regaló cocinas refrigeradores, colchones, camas, comida o medicinas, y se movió con todo el aparato del Estado"

En su opinión, el hecho de que la victoria del 'sí' a las reformas propuestas por Correa venciera al 'no' por un estrecho margen significa un "rechazo del pueblo ecuatoriano a la forma de actuar del presidente de la República".

Según Gutiérrez, el presidente Correa "no escucha el mensaje de la mitad del país de que no está de acuerdo con él; debería cambiar de actitud y rectificar en lugar de insultar a los ecuatorianos y de llamar 'prensa corrupta' a los medios de comunicación que no se someten a su voluntad".

El ex presidente añadió que Rafael Correa debería "girar 180 grados, fortalecer la seguridad jurídica, atraer inversiones productivas y crear trabajo para reducir la pobreza y la tremenda inseguridad que vive hoy el Ecuador".

Su visita a España, dijo, tiene como objetivo "saludar" a los emigrantes ecuatorianos y "agradecerle el trabajo que realizan tan lejos de su patria y de su familia".

Las remesas de los trabajadores ecuatorianos en el exterior "contribuyen a estabilizar" la economía ecuatoriana, dijo el ex presidente.

Y añadió que "muchas de las promesas y propuestas ofrecidas por el Gobierno de Ecuador a los emigrantes" no han sido cumplidas.

"En Ecuador se hace una gran propaganda de que los fallecidos en el exterior son repatriados a costa del Gobierno nacional y eso no se está cumpliendo, así como el plan de retorno" de los ecuatorianos que prefieren regresar al país.

Gutiérrez aseguró que recogerá las impresiones e inquietudes de sus compatriotas para trasladarlas a la Asamblea Nacional "y presionar para que el Gobierno cumpla y no sean sólo propuestas para ganar elecciones y adeptos".