El empresario y exgobernador de Massachusetts anunció hoy el lanzamiento de su campaña para alzarse con la candidatura republicana para las elecciones de 2012, a la que ya aspiró, sin éxito, en 2008.

En un discurso en una granja en Stratham, en Nuevo Hampshire -uno de los lugares donde arrancará el proceso de primarias en enero próximo- Romney, de 64 años, sostuvo que "el país ha perdido dos años" bajo la gestión del demócrata Barack Obama.

"Me niego a creer que Estados Unidos sea simplemente un sitio en el mapa con una bandera", dijo el político republicano, quien añadió que él y su partido defienden y promueven los valores de "libertad, oportunidad y esperanza".

"Si bien hemos perdido dos años no hemos perdido el rumbo", continuó. "Los principios que nos han hecho grandes como nación y líderes en el mundo no han perdido su significado y jamás lo perderán", señaló.

Romney, que perdió en 2008 la candidatura republicana en favor de John McCain, es de momento uno de los favoritos en las encuestas para figurar en las papeletas en las elecciones de noviembre de 2012.

Según RealClearPolitics, un sitio de internet que elabora un promedio de encuestas entre las cuales se cuentan Gallup, CNN y Quinnipiac, Romney cuenta actualmente con el respaldo del 17,4 % de los posibles votantes republicanos.

El exgobernador de Arkansas, Mike Huckabee, le sigue con el 16,6 %; y a continuación figuran el exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, con el 12,5 %, el magnate inmobiliario Donald Trump, con el 12 %, y la exgobernadora de Alaska, Sarah Palin, con el 11,6 %.

De momento hay varios políticos que ya han anunciado su intención de entrar en la carrera presidencial, pero su respaldo popular es todavía escaso, inferior al 9 por ciento, como ocurre con el congresista Ron Paul; el expresidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, y el exgobernador de Minesota, Tim Palenty.

Aunque figura en la cabeza en las encuestas, Romney cuenta con el lastre entre los conservadores de haber instaurado un programa de salud pública para todos los habitantes de Massachusetts.

Otro de los posibles obstáculos es que Romney es mormón y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Últimos Días, lo que crea recelo entre algunos votantes. La Iglesia mormona tiene unos seis millones de miembros en Estados Unidos, alrededor del dos por ciento de la población.

Hoy, en Nuevo Hampshire, Romney se centró en la economía y se presentó como el candidato más adecuado para reemplazar a Obama.

"Hace un par de años los estadounidenses hicimos algo que, en realidad, es típico de los estadounidenses: le dimos a alguien la oportunidad de conducirnos, alguien a quien no conocíamos mucho tiempo, que no tenía mucho historial, pero que prometió conducirnos a un sitio mejor", dijo Romney.

"No sabíamos qué tipo de presidente sería", continuó, añadiendo que "a esta altura, en el tercero de sus cuatro años de mandato, tenemos más que meras promesas y consignas para juzgarlo. Barack Obama le ha fallado al país".