Estados Unidos celebró hoy la vuelta de Honduras a la Organización de Estados Americanos (OEA), sin dejar de subrayar su "preocupación" por los "importantes abusos en materia de derechos humanos" que persisten en el país centroamericano.

"Hay problemas muy significativos en Honduras en esta materia", dijo el secretario de Estado adjunto para América Latina, Arturo Valenzuela, en una comparecencia ante la prensa.

El funcionario atribuyó "parte" de esos problemas a que Honduras enfrenta "una crisis muy importante con las organizaciones criminales y las de narcotráfico", y aplaudió los esfuerzos del Gobierno de Porfirio Lobo en ese área.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, celebró a su vez el reingreso a Honduras en el organismo en un comunicado difundido el miércoles por la noche.

"Hemos esperado este momento mucho tiempo. Es un hito importante para Honduras, para la OEA, y para toda América", aseguró.

Clinton añadió que el golpe de Estado que destituyó al entonces presidente, Manuel Zelaya, e inició una crisis democrática en el país "fue una prueba para la OEA y su capacidad de actuar rápida y decididamente para salvaguardar nuestros valores democráticos compartidos".

"Honduras fue suspendida, y gracias a los inquebrantables esfuerzos del presidente Lobo y su compromiso con la reconciliación nacional, sumado a los incansables esfuerzos de varios Estados miembros de la OEA, la democracia fue restaurada", indicó.

Ese logro ha "fortalecido" la capacidad de la OEA para tratar con los futuros retos a la democracia, pero "aún hay trabajo que hacer", aseguró.

"El Gobierno y el pueblo de Honduras tienen las herramientas necesarias para mejorar la forma de gobernar, fortalecer las instituciones democráticas y salvaguardar los derechos humanos para que todos los hondureños tengan la oportunidad de tener un futuro más brillante", añadió la secretaria de Estado.

La OEA aprobó el miércoles la vuelta de Honduras al organismo por mayoría, con 32 votos a favor y la única oposición de Ecuador, casi dos años después de su suspensión el 4 de julio de 2009.