Un grupo de 87 líderes demócratas del Congreso de EE.UU. instó hoy a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, a que presione a Honduras hacia un mayor respeto de los derechos humanos, y sopese la suspensión de ayuda para garantizar el fin de los abusos.

En la víspera de que la OEA debata su posible reingreso a ese organismo regional, los legisladores -encabezados por los demócratas Jim McGovern, Janice Schakowsky, y Sam Farr- enviaron una carta a Clinton en la que citan informes de abusos contra periodistas, campesinos, activistas de derechos humanos, líderes sindicalistas y de la oposición.

"Le instamos a que garantice que la política de los Estados Unidos hacia Honduras esté fundamentada en una reacción más rigurosa en apoyo a los derechos humanos", pidieron los congresistas en la carta enviada hoy a Clinton.

La misiva, distribuida a la prensa por la oficina de McGovern, pide que Estados Unidos presione al Gobierno de Tegucigalpa a que cese los abusos por parte de las fuerzas de seguridad y suspenda la ayuda estadounidense al Ejército y la policía de ese país hasta la puesta en marcha de mecanismos de rendición de cuentas por parte de esas entidades.

"Es esencial que EE.UU. exija al Gobierno hondureño a que respete los derechos de sus ciudadanos a libertad de expresión y de reunión, incluyendo el fin del uso excesivo de la fuerza en respuesta a las protestas", indicó la carta.

También pide que el Departamento de Estado presione al Gobierno hondureño a que ponga en marcha las medidas recomendadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA para la protección de los defensores de derechos humanos y activistas en Honduras.

Además, pide que el personal de la embajada de EE.UU. en Tegucigalpa "denuncie públicamente la violencia y las amenazas contra defensores de los derechos humanos", incluyendo las dirigidas contra la no gubernamental Comisión de la Verdad.

Los legisladores también calificaron de "constructiva" la restitución de tres jueces y una magistrada, "quienes fueron inapropiadamente despedidos de sus cargos por simplemente haber expresado su oposición al golpe de Estado".

En vísperas de que los miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) debatan el reingreso de Honduras al organismo regional, "es importante recordar que existen serios abusos de derechos humanos en Honduras que requieren urgentemente respuestas", dijo McGovern en un comunicado.

En paralelo a la carta de los legisladores, una veintena de ONGs rechazaron hoy la reinserción de Honduras a la OEA, de la que fue suspendida tras el golpe de Estado de 2009, si no hay un compromiso previo con los derechos humanos.

La OEA debatirá el 1 de junio el reingreso de Honduras en una Asamblea General Extraordinaria, después de la vuelta el pasado sábado del depuesto presidente Manuel Zelaya, tras la firma del Acuerdo de Cartagena de Indias auspiciado por Colombia y Venezuela.