El exmandatario panameño Martín Torrijos pidió hoy a su sucesor, el presidente Ricardo Martinelli, que explique su decisión de mantener el asilo a María del Pilar Hurtado, exjefa de la central de inteligencia de Colombia solicitada por la Justicia de su país por un caso de escuchas ilegales.

Martinelli "le debe una explicación al pueblo colombiano y al panameño sobre su decisión y la reiteración de mantener el asilo" a la exdirectora del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS, inteligencia estatal), dijo Torrijos (2004-2009) en declaraciones a la cadena colombiana Caracol Radio.

"Si fuera mi Gobierno, la señora Hurtado no estaría en Panamá", resaltó Torrijos, de visita en Colombia para participar en un encuentro de la Internacional Socialista para América Latina y el Caribe que se celebra en la ciudad de Bucaramanga (noreste).

Además, apuntó que el asilo a Hurtado, otorgado en noviembre pasado y que se va a mantener, según Martinelli, pese a que la exjefa del DAS tiene una orden de captura en contra desde el pasado 24 de mayo, "causa ruido y molestias" en la relación entre Colombia y Panamá.

"Es una pena que después de (haber tenido) una gama de temas en la relación binacional ahora estemos restringidos al asunto de este asilo", observó el exmandatario.

Sin embargo, tanto la canciller colombiana, María Ángela Holguín, como su colega panameño, Juan Carlos Varela, han insistido en los últimos días en que el asilo a Hurtado no va a afectar las relaciones entre ambos países.

Según la fiscal general de Colombia, Viviane Morales, entre 2007 y 2009, cuando dirigía el DAS, Hurtado "ordenó interceptaciones de correos electrónicos y de comunicaciones", además de "seguimientos patrimoniales sin que esas actividades tuvieran órdenes judiciales" pese a que sabía que eran acciones "de inteligencia indebida".

Morales pidió la detención de Hurtado por su vinculación con la trama de escuchas y seguimientos ilegales hechos por el DAS durante el Gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010) a magistrados, políticos de oposición, defensores de derechos humanos y periodistas, una solicitud que aceptó el Tribunal Superior de Bogotá el pasado 24 de mayo.

No obstante, la orden internacional de captura contra Hurtado no puede ejecutarse en Panamá, por su condición de asilada, sino únicamente cuando ella salga de ese país.