Las revueltas pro democráticas y la libertad religiosa en varios países árabes han centrado hoy una reunión entre líderes de varias comunidades religiosas europeas y los presidentes de las tres principales instituciones de la Unión Europea (UE).

Los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy; de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, y del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, han recibido en Bruselas a líderes de diversas comunidades cristianas, musulmanas, judías y budistas de trece países de la UE, así como de Rusia y Bosnia-Herzegovina.

En una rueda de prensa conjunta, Barroso ha destacado que todos los participantes en la reunión han apoyado la política europea de soporte a los movimientos populares en favor de la democracia en países como Egipto o Túnez.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo ha destacado que, dada la situación de transición democrática en muchos países árabes, la UE debe mantenerse firme en su apoyo a estos movimientos.

"No es momento para que los europeos nos volvamos menos tolerantes, más egoístas o materialistas, o incluso más racistas", ha indicado Van Rompuy.

Además, ha señalado que las revoluciones en estos países han demostrado que no hay "ninguna contradicción entre el Islám" y los valores democráticos, "como no los hay con ninguna religión".

Los asistentes han condenado la violencia vivida en los últimos meses en Egipto contra la minoría cristiana copta, que ha sufrido ataques de extremistas islámicos.

El líder de la comunidad musulmana en Bosnia, Mustafa Ceric, ha recordado que en las protestas del Cairo "musulmanes y cristianos se protegían mutuamente mientras rezaban", por lo que ha añadido que espera que "los musulmanes recordarán" valores propios de la UE como la "reconciliación".

Ceric también ha celebrado la detención del exgeneral serbobosnio Radko Mladic, acusado del genocidio de miles de bosnios musulmanes.

En este sentido, el líder de la Iglesia ortodoxa griega en Francia, Emmanuel Adamakis, ha dicho que durante las guerras de los Balcanes "la religión fue manipulada" y que su Iglesia siempre hizo llamamientos en favor de la paz, por lo que no ha querido valorar ni la detención ni el hecho de que las tropas de Mladic fuesen bendecidas por sacerdotes ortodoxos antes de cometer sus ataques contra la población civil.

"La bendición puntual o no de una persona no implica a toda una comunidad religiosa. (Mladic) Será juzgado según las normas democráticas por el Tribunal de La Haya y a nosotros no nos corresponde (valorarlo), corresponde a las autoridades judiciales", ha aseverado.