La Iglesia católica y la principal cúpula empresarial de Nicaragua pidieron hoy a la población votar en los comicios de noviembre próximo, en los que el presidente del país, Daniel Ortega, se presentará para una polémica reelección consecutiva en el cargo.

Ambas peticiones fueron hechas por separado por el obispo auxiliar de la diócesis de Managua, Silvio Báez, y el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada de Nicaragua (Cosep), José Adán Aguerri.

"Hay que votar, porque cuando estemos en la urna electoral, marcando la papeleta, nadie nos ve", abogó el obispo Báez, en declaraciones a la televisión local.

El prelado consideró importante participar en esos comicios, pese a que, sostuvo, el actual proceso electoral "ya lleva demasiadas irregularidades", a la falta de confianza en el Consejo Supremo Electoral (CSE) y a "la inconstitucionalidad e ilegalidad de uno de los candidatos" a la Presidencia, en alusión a la de Ortega.

Por su lado, Aguerri dijo hoy al canal 63 de la televisión local que el voto es una "enorme responsabilidad" y, por tanto, llamarán "a los nicaragüenses a que voten".

"Hay que votar y es necesario que todas y todos los nicaragüenses entendamos que es una enorme responsabilidad que tenemos", reafirmó Aguerri, quien, sin embargo, aclaró que esa cúpula empresarial no va a respaldar a ninguno de los cinco candidatos a la Presidencia.

Agregó que el Cosep no cometerá el "error" de respaldar a un candidato presidencial, como en los pasados comicios de 2006, cuando lo hicieron a favor del liberal disidente Eduardo Montealegre, que fue el segundo candidato más votado, detrás de Ortega.

El organismo de observación electoral local Ética y Transparencia advirtió la semana pasada sobre un "riesgo de fraude" en los próximos comicios.

Según ese organismo, un 10 por ciento de las juntas receptoras de votos del país serían "susceptibles de ser impugnadas" para supuestamente favorecer al gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que tiene el control sobre los centros de votación.

En esas elecciones, pese a que la Constitución no lo permite, Ortega buscará reelegirse frente a una oposición fragmentada en cuatro frentes.

La oposición ha calificado de "golpe a la democracia" la candidatura de Ortega, quien logró optar por un segundo mandato consecutivo después de que magistrados sandinistas de la Corte Suprema de Justicia declararan inaplicable la norma constitucional que prohíbe la reelección inmediata.

El líder sandinista encabeza la intención de voto para las presidenciales del próximo 6 de noviembre con el 38 por ciento, según la más reciente encuesta de la firma Cid Gallup.

El segundo lugar en la intención de voto lo ocupa, con el 28 por ciento, el empresario de radio y diputado ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen) Fabio Gadea, de la alianza opositora Partido Liberal Independiente (PLI).

Unos cuatro millones de nicaragüenses están habilitados para elegir el 6 de noviembre a un nuevo presidente y a un vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlacen.