El retorno del expresidente Manuel Zelaya a Honduras allanará el camino para que ese país sea readmitido en la OEA, que lo expulsó después del golpe de Estado de junio de 2009, dijo hoy el canciller salvadoreño, Hugo Martínez.

"Al retornar el presidente Zelaya a Honduras, también Honduras retorna totalmente al mundo, retorna totalmente a las instituciones mundiales y hemisféricas", declaró Martínez, al confirmar que no asistirá este 1 de junio a la Asamblea General Extraordinaria de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre Honduras.

"Nosotros estamos preparados para recibir a Honduras en la próxima Asamblea General aquí en San Salvador", añadió el ministro de Relaciones Exteriores, quien será representado por el embajador de El Salvador ante la OEA, Joaquín Maza Martelli.

El Salvador albergará del 5 al 7 de junio próximo la 41 Asamblea General de la OEA, que abordará la seguridad ciudadana y el combate la violencia.

Martínez recordó que muchos países de la región planteaban que "una señal importante de la reconciliación del pueblo hondureño era precisamente el regreso" del expresidente.

"Zelaya ha retornado como producto también de otra serie de condiciones que se han ido dando en el camino del restablecimiento del orden democrático y constitucional en Honduras", añadió.

Después de un exilio de casi año y medio, Zelaya, desalojado del poder en junio de 2009 por un golpe de Estado, fue recibido este sábado en Tegucigalpa por miles de personas.

La OEA suspendió a Honduras el 4 de julio de 2009, una semana después de que Zelaya fuera derrocado y el entonces presidente del Legislativo hondureño, Roberto Micheletti, asumiera el Gobierno de facto de ese país hasta el 27 de enero de 2010, cuando tomó posesión el actual mandatario, Porfirio Lobo.