El formador de gobierno, el socialista francófono Elio Di Rupo, debe someterse mañana a una operación de cuerdas vocales que le impedirá hablar en una semana, según ha informado un portavoz de su partido.

Di Rupo, el primer formador de gobierno nombrado por el rey Alberto II el pasado día 17 después de casi un año de fracasos para consensuar una reforma de Estado entre flamencos y francófonos, se verá obligado por tanto a dejar en suspenso los contactos con el resto de líderes políticos.

Por prescripción médica, hasta el próximo miércoles 8 de junio, el líder socialista francófono no podrá reanudar su misión de conseguir una mayoría parlamentaria que le permita convertirse en primer ministro.

Si Di Rupo logra formar gabinete, será la primera vez en 30 años que un francófono se coloque al frente del gobierno federal, un puesto que han copado en las últimas décadas los líderes flamencos, que representan a la comunidad más numerosas del país.

El PS de Di Rupo fue la segunda formación más votada en los comicios del pasado 30 junio después de la soberanista flamenca N-VA de Bart de Wever.