Una delegación del Gobierno de Honduras viajó hoy a Washington para asistir el próximo miércoles a la Asamblea General Extraordinaria de la Organización de Estados Americanos (OEA) que debatirá el regreso del país al organismo, que lo suspendió por el derrocamiento del expresidente Manuel Zelaya.

La delegación hondureña la integran la designada presidencial (vicepresidenta) y ministra de la Presidencia, María Antonieta de Bográn; el canciller, Mario Canahuati, y el ministro de Planificación y Cooperación Externa, Arturo Corrales.

Los tres representantes declararon por separado a periodistas en el aeropuerto de Tegucigalpa que confían en que Honduras volverá a la OEA porque hay suficiente apoyo de los países miembros.

El presidente Porfirio Lobo también dijo esperar que "todo vaya de conformidad con reconocer el derecho de Honduras a estar de nuevo con su presencia en la OEA".

"Recordemos que sólo fue una suspensión, tiene que levantarse esa suspensión y esperamos que el 1 de junio" se apruebe, expresó Lobo a periodistas luego de un acto público en San Pedro Sula (norte).

La OEA suspendió a Honduras el 4 de julio de 2009 porque no se restituyó a Zelaya, derrocado el 28 de junio de ese año.

El ambiente en la OEA "es bastante favorable" para Honduras, "hemos logrado un consenso bastante grande de diferentes países", subrayó Lobo.

"Hay un fuerte nivel de consenso, casi hay unanimidad en esto, en que Honduras ha cumplido con todas las demandas que se presentaban, las inquietudes, y en que hemos hecho nosotros todo lo que hemos podido para llevar a feliz término un paso más en la reconciliación de la familia hondureña", agregó el mandatario.

Lobo enfatizó que para Honduras el retorno a la OEA significará "lograr de nuevo ser parte de la comunidad latinoamericana y del resto de América".

"Lo más importante para nosotros es que logremos, así como la paz interna, también la paz a nivel internacional", remarcó.

El gobernante apuntó que "aparentemente no" hay cambio en la posición de Ecuador, único país que rechaza el reintegro de Honduras a la OEA, bajo el argumento de que no se ha castigado a los golpistas y persisten violaciones de los derechos humanos.

"Aparentemente ellos siguen con un tema que es muy particular de ellos, nosotros hemos reiterado que la reconciliación es que nos perdonemos todos", dijo.

"Como he reiterado, aquí no quiero ver en la cárcel a nadie derivado de algo que no queremos acordarnos; acordarnos de lo que pasó, únicamente para ver cómo nos beneficiamos en el futuro, pero no para seguir revolcándonos en el lodo y la confrontación", afirmó.

Zelaya regresó a Honduras el sábado, tras 16 meses de exilio en República Dominicana, gracias a un acuerdo que firmó con Lobo el día 22 en Colombia y que también allanó el camino para que el país centroamericano vuelva a la OEA.