La visita de trabajo de cinco horas que la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, realizará mañana a Montevideo permitirá discutir varias obras de infraestructura para reforzar las conexiones entre Brasil y Uruguay por carretera, ferrocarril e hidrovía, según fuentes oficiales brasileñas.

Además de diferentes acuerdos de cooperación en las áreas de ciencia y tecnología, Rousseff abordará con el presidente uruguayo, José Mujica, las obras que pueden aumentar aún más el comercio entre los dos países del Mercosur, bloque integrado también por Argentina y Paraguay y al que Venezuela está en proceso de adhesión.

"Los dos presidentes discutirán la marcha de los principales proyectos de la agenda bilateral. Recibirán atención prioritaria el conjunto de iniciativas y obras de infraestructura que pretenden crear un nuevo dinamismo en el proceso de desarrollo integrado del norte uruguayo y de la mitad sur de (el estado brasileño de) Río Grando do Sul", según un comunicado de la cancillería brasileña.

Entre tales obras destacan la construcción de un nuevo puente sobre el río Jaguarao, la recuperación del ya existente, la reactivación de la interconexión ferroviaria por Rivera y la implantación de la hidrovía Uruguay-Brasil, agrega el comunicado.

Las conexiones reforzarán el creciente intercambio comercial que convirtió a Brasil en el principal destino de las exportaciones uruguayas y en el primer abastecedor de Uruguay.

El intercambio comercial entre los dos países superó los 3.100 millones de dólares el año pasado, con un crecimiento del 19,4 por ciento frente a 2009 y muy equilibrado, ya que el superávit brasileño es de apenas 37 millones de dólares.

Los dos presidentes también discutirán sobre obras de infraestructura en el área energética para integrar a los dos países, entre las cuales se cuenta la construcción de una nueva línea de transmisión eléctrica entre los dos países de 500 megavatios.

Rousseff, que asumió su mandato el 1 de enero pasado en sustitución de Luiz Inácio Lula da Silva, ha dejado claro que su prioridad en relaciones internacionales son Suramérica, Estados Unidos y China.

Este será precisamente el tercer viaje al exterior desde la llegada al poder de la primera presidenta de Brasil, tras los que realizó a Argentina y China.

Su visita a Montevideo, a la que acudirá acompañada por casi una decena de ministros, permitirá retomar las discusiones ya iniciadas en la visita que Mujica realizó a Brasilia en enero.

La mandataria tiene previsto desembarcar en Montevideo a las 11.15 hora local (14.15 GMT) y regresar a Brasilia a las 16.00 hora local (19.00 GMT).

Además del encuentro que tendrá con Mujica en el Palacio Santos, que después será abierto para varios ministros de ambos países, y del almuerzo ofrecido por el gobernante uruguayo, Rousseff realizará una visita al Laboratorio Tecnológico de Uruguay (Latu).

Este acto reforzará el énfasis en ciencia y tecnología de la visita de la presidenta brasileña a Uruguay y servirá para anunciar la creación de un nuevo mecanismo para coordinar la cooperación en ciencia, tecnología e innovación entre los dos países.

Entre los diferentes acuerdos que serán suscritos por los dos gobernantes destacan varios en el área de ciencia y tecnología, entre los cuales destaca la cooperación para la instalación de laboratorios de contenidos de televisión digital y aplicaciones interactivas en Uruguay, así como un plan conjunto para masificar el acceso a Internet banda ancha.

El laboratorio que la mandataria visitará es precisamente la sede del centro de desarrollo de contenidos y laboratorio de televisión digital que los dos países están impulsando.

Mujica, entre otras cosas por la oferta brasileña de cooperación en el área, anunció el año pasado la adopción en Uruguay del sistema de televisión digital brasileño-japonés, pese a que su predecesor, Tabaré Vázquez, ya había elegido el sistema europeo.