El presidente de la región separatista georgiana de Abjasia, Serguéi Bagapsh, murió hoy en Moscú tras surgir complicaciones después de someterse a una operación quirúrgica, según informó la televisión rusa.

Bagapsh, de 62 años, fue operado hace una semana de uno de sus pulmones en el clínica número 83 de la capital rusa, tras lo que tuvo que ser conectado a un aparato de respiración artificial, señalaron fuentes hospitalarias a la agencia oficial Itar-Tass.

"Ésta es una gran pérdida para todo el pueblo abjaso", dijo a la agencia Interfax Alexánder Ankvab, vicepresidente abjaso, quien ejercerá provisionalmente de presidente de la región.

Según la Constitución abjasa, añadió, "la república debe celebrar elecciones presidenciales en un plazo de tres meses".

Las autoridades separatistas informaron de que el cuerpo de Bagapsh será trasladado el lunes a Sujumi, capital regional, para su entierro.

El líder separatista abjaso había llegado al poder en 2005 tras unas controvertidas elecciones que casi desembocaron en una guerra civil y fue reelegido en 2009 por otros cuatro años de mandato.

Bagapsh abogó desde el principio de su mandato por la independencia de su república, que fue reconocida por Rusia en agosto de 2008 tras la guerra ruso-georgiana por el control de la también separatista Osetia del Sur.

Abjasia, cuya población asciende a un cuarto de millón de habitantes, ha firmado desde entonces diversos acuerdos bilaterales con Rusia, entre ellos uno de asistencia en caso de agresión exterior.