El Gobierno cubano condenó las sanciones de EEUU contra la estatal petrolera venezolana PDVSA por sus relaciones comerciales con Irán, y resaltó el "riesgo" de que impliquen "nuevos conflictos" e "intentos de dividir" a América Latina y el Caribe.

"Hay que expresar una enérgica condena contra esta agresión contra el pueblo venezolano, contra la revolución bolivariana, contra la PDVSA bolivariana", afirmó el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, en declaraciones al canal Telesur divulgadas hoy por la televisión estatal cubana.

Rodríguez indicó que el Gobierno de la isla y los cubanos se solidarizan y brindan todo su respaldo al presidente venezolano Hugo Chávez y a su pueblo.

"Estados Unidos viola el derecho internacional, aplica leyes unilaterales de manera extra territorial. Hay que denunciar, hay que preguntarse si EE.UU. está iniciando una nueva escalada contra la revolución bolivariana", resaltó el canciller cubano.

En ese sentido, dijo que "el tema esencial no es el carácter económico de las medidas, sino el riesgo de que esto implique nuevos conflictos en la región" y "nuevos intentos de dividir a la América Latina y del Caribe en un momento culminante de su unidad y de su independencia".

"Cuando se agrede a Venezuela, se agrede a Cuba", añadió Rodríguez, quien anunció que La Habana actuará en los foros y organismos internacionales y trabajará junto a Caracas para "restablecer el derecho internacional" e "impedir que EEUU viole de esta manera las leyes internacionales y agreda a nuestros pueblos".

Además, dijo que Cuba "comparte totalmente" la declaración emitida por la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) exigiendo a Washington el cese de las agresiones contra Venezuela.

El Departamento de Estado estadounidense anunció el martes pasado sanciones contra siete empresas internacionales, entre ellas PDVSA, por apoyar el sector energético de Irán.

Las sanciones implican que PDVSA no podrá firmar contratos con la Administración estadounidense ni recibir financiación de ese país para sus operaciones de importación y exportación.

Venezuela ha manifestado su repudio por la decisión estadounidense y ha afirmado que está evaluando la situación para dar una "respuesta proporcional" a la medida.