Los organismos peruanos encargados de organizar y computar las elecciones afirmaron hoy la "transparencia, imparcialidad y legalidad del proceso" de las elecciones presidenciales del próximo 5 de junio, que enfrentarán a Ollanta Humala y Keiko Fujimori.

En un comunicado conjunto, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) y el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (RENIEC) exhortaron a los ciudadanos a "confiar en la conducción (de la elección) y en la legitimidad de sus resultados".

Con este comunicado, estos organismos salen al paso de los rumores sobre la posibilidad de un fraude favorable a Keiko Fujimori, aunque Ollanta Humala aseguró hoy que respetará el resultado de las elecciones.

Los tres organismos "reafirman su autonomía constitucional y su invariable compromiso como garantes de la voluntad popular", a la vez que instan a los ciudadanos a participar en los comicios, que por otro lado es obligatorio bajo pena de multa.

Por último, los tres firmantes piden al Gobierno y a los movimientos involucrados que hagan los esfuerzos necesarios por calmar el descontento social en la región de Puno (sur del país), que vive una huelga desde hace 19 días que podría desembocar en una cancelación de las elecciones en esa región.

Si finalmente los comicios fueran cancelados en Puno, no habrá posibilidad de repetirlos, según aclararon a Efe fuentes de la ONPE, y eso significa que Ollanta Humala perderá uno de sus principales bastiones.