El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, se solidarizó hoy con Venezuela por las sanciones impuestas por Estados Unidos a la estatal petrolera PDVSA por sus relaciones comerciales con Irán, y dijo que las mismas buscan afectar el avance de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA).

"Quiero manifestar de parte del pueblo y Gobierno de Nicaragua nuestra solidaridad con el pueblo bolivariano de Venezuela y con su presidente, Hugo Chávez", señaló Ortega en el discurso que ofreció para despedir al expresidente hondureño Manuel Zelaya, que este sábado retornó a su país.

El líder sandinista calificó las sanciones contra Petróleos de Venezuela SA como "totalmente fuera de la ley y del orden internacional".

"Tratar de sancionar a PDVSA (...) es tratar de sancionar a Venezuela, a la ALBA y la lucha por la integridad y la unidad latinoamericana que estamos librando", añadió Ortega.

A su juicio, "las fuerzas más extremistas" de Estados Unidos están detrás de las sanciones contra la petrolera venezolana, con la intención de detener el avance de la ALBA, que Nicaragua y Venezuela integran junto Bolivia, Cuba, Ecuador, Antigua y Barbuda, Dominica y San Vicente y las Granadinas.

"La ALBA sigue creciendo, la ALBA se sigue consolidando, independientemente de los intentos de las fuerzas más extremistas de los Estados Unidos", remarcó.

El Departamento de Estado estadounidense anunció el martes pasado sanciones contra siete empresas internacionales, entre ellas PDVSA, por apoyar el sector energético de Irán.

Las sanciones implican que PDVSA no podrá firmar contratos con la Administración estadounidense ni recibir financiación de ese país para sus operaciones de importación y exportación.

Venezuela ha manifestado su repudio por la decisión estadounidense y ha afirmado que está evaluando la situación para dar una "respuesta proporcional" a la medida.