La presidenta argentina, Cristina Fernández, partirá este sábado a México, donde se reunirá con su par Felipe Calderón y autoridades de ese país con el fin de potenciar la relación bilateral, informaron hoy fuentes oficiales.

La mandataria concretará así la visita que suspendió en abril pasado a raíz de un cuadro de hipotensión arterial, que impidió que encabezara una misión comercial de empresarios que viajó a México en busca de inversiones y de equilibrar el comercio bilateral, desfavorable para el país suramericano.

Fernández visitará el domingo el museo Soumayay y luego participará en la capital mexicana de una cena que ofrecerá "en su honor" el magnate mexicano, Carlos Slim, quien en mayo pasado anunció en Buenos Aires inversiones en Argentina por mil millones de dólares, precisó un comunicado de la Presidencia.

El lunes, la jefa de Estado se reunirá con Calderón en la residencia oficial de Los Pinos y luego ofrecerán una declaración a la prensa, añadió la nota oficial.

La mandataria se trasladará más tarde al Castillo de Chapultepec, donde mantendrá un encuentro con legisladores y miembros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y luego acudirá a un almuerzo que ofrecerá Calderón.

Fernández también se reunirá "con personalidades del mundo académico para abordar la cuestión de las islas Malvinas", cuya soberanía es reclamada por parte de Argentina al Reino Unido.

Por la noche, la mandataria partirá junto a su comitiva a Roma para participar de los festejos por los 150 años de la reunificación italiana.

El comercio entre Argentina y México se triplicó desde 2003 a 2010, cuando sumó más de 3.000 millones de dólares, con un déficit de unos 600 millones para el país suramericano, apuntó recientemente el secretario argentino de Relaciones Económicas Internacionales, Luis Kreckler.

El 75 por ciento de las ventas argentinas a México corresponde a automóviles y manufacturas industriales, mientras que un 14 por ciento corresponde a granos y alimentos y el resto a materias primas.

El 3 de diciembre pasado Fernández recibió a Calderón, con quien inauguró un museo "de arte político" en la Casa Rosada, sede del Gobierno argentino, donde destaca "Ejercicio plástico", que el muralista mexicano David Alfaro Siqueiros pintó en Buenos Aires en los años treinta.

Los mandatarios acudieron luego a la Cumbre Iberoamericana, que por esas fechas se celebró en la ciudad balneario de Mar del Plata, a 400 kilómetros al sur de la capital argentina.