El presidente de EEUU, Barack Obama, promulgó pocos minutos antes de la medianoche la prórroga de parte de la ley antiterrorista conocida como "Ley Patriota" a distancia y con una firma automatizada desde Deauville (Francia), donde asiste a la cumbre del G8.

La Casa Blanca indicó hoy que Obama autorizó en una llamada telefónica el uso de la máquina que imprime automáticamente su firma, una iniciativa muy inusual.

Pero la firma de la prórroga corría prisa, pues de no haber tenido lugar antes de la medianoche la medida hubiera expirado hoy mismo.

La máquina de firmas reproduce con absoluta fidelidad la rúbrica del presidente estadounidense y tan sólo se puede emplear con su autorización expresa.

La promulgación de la medida se produjo inmediatamente después de que el Congreso de EEUU aprobara la prórroga por abrumadora mayoría la extensión de los poderes del Gobierno de Estados Unidos para revisar los archivos financieros de presuntos terroristas y realizar escuchas electrónicas sobre objetivos "móviles".

La extensión de la Ley Patriota fue aprobada pese a los esfuerzos de los detractores, que a lo largo del debate insistieron en que la normativa otorga poderes al Ejecutivo que atropellan las libertades personales y le permiten incluso a espiar a gente inocente.

El entonces presidente George W. Bush promulgó la Ley Patriota original tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

La mayor parte de los elementos de la Ley Patriota tienen vigencia permanente, salvo las tres cláusulas que deben someterse a una votación periódica, precisamente para evaluar si se han utilizado de forma indebida.