El vicepresidente de Ecuador, Lenin Moreno, abogó hoy en Guatemala por la implementación en este país centroamericano de políticas de atención y asistencia para las personas con algún tipo de discapacidad física.

Moreno inició ayer una visita oficial de tres días a Guatemala para promover el programa de ayuda a discapacitados denominado "Manuela Espejo", que lidera en su país.

Durante una reunión de trabajo con el Gabinete Socio-ambiental del Gobierno guatemalteco, Moreno explicó "las duras adversidades" que personalmente tuvo que vivir al perder algunas de sus capacidades físicas tras sufrir un ataque en Ecuador que lo dejó en una silla de ruedas.

"El buen humor", señaló el vicepresidente ecuatoriano, fue su "principal arma" para derrotar los efectos psicológicos que le provocaron su discapacidad y revertir las adversidades de su situación.

Esa herramienta, señaló, es la base de "Manuela Espejo", el programa de ayuda a los discapacitados que impulsa en Ecuador y que ha sido replicado con éxitos en otros países de América Latina.

El objetivo de su visita a Guatemala, indicó, es "de manera humilde" compartir las experiencias positivas que en favor de las poblaciones que padecen discapacidades físicas ha logrado el Gobierno ecuatoriano.

Moreno será condecorado esta noche por su par guatemalteco, Rafael Espada, con la Orden Antonio José de Irisarri en el grado de Gran Cruz, por "sus altos méritos personales y ensalzar su brillante trayectoria creativa".

Mañana, viernes, visitará la ciudad maya de Tikal, en el departamento de Petén, al norte del país, y por la tarde concluirá su visita a Guatemala.

La visita de Moreno coincide con la que inició hoy a su país el presidente guatemalteco, Álvaro Colom, quien junto a su colega ecuatoriano, Rafael Correa, habló sobre comercio, turismo, migración, cooperación y lucha contra el narcotráfico, entre otros asuntos.