Los Gobiernos de Ecuador y Guatemala afianzaron sus lazos económicos y políticos, tras la corta visita que efectuó hoy el presidente guatemalteco, Álvaro Colom, a Quito, donde se entrevistó con su homólogo Rafael Correa.

Ambos mandatarios dejaron en claro el ánimo de integración entre las dos naciones y en el continente, así como la preocupación sobre temas comunes como el narcotráfico y la migración.

En un comunicado conjunto, los dos gobernantes reafirmaron su compromiso de "respetar y defender la democracia", así como impulsar la construcción de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

También apuntaron a mejorar sus relaciones comerciales y ratificaron la vigencia de un Acuerdo de Alcance Parcial de Complementación Económica y otro de Cooperación y Asistencia Mutua en Materia Aduanera.

Colom, que fue declarado Huésped Ilustre de Quito por el Ayuntamiento de la ciudad, recordó que esta es la tercera vez que visita la capital ecuatoriana, la primera como mandatario, y que era un compromiso que había postergado por diversas situaciones.

Con Correa compartió un almuerzo y charló sobre varios tópicos de la agenda bilateral, regional y mundial.

Colom, que regresará a su país este viernes "muy temprano", mantuvo también un encuentro con periodistas, donde destacó las posibilidades comerciales entre los dos países.

"Debería haber una agregaduría comercial y de inversiones aquí", en Quito para avanzar en asuntos comerciales y de inversión mutua, señaló Colom y dijo que "es necesario enviar una misión comercial" de su país a Ecuador y de éste a Guatemala, para impulsar el intercambio entre "economías complementarias".

"Realmente Ecuador y Guatemala son países bastante parecidos", pero hay "vetas" que se pueden explorar para mejorar el intercambio, añadió Colom, que no vio obstáculos para que el Acuerdo Parcial de Complementación Económica evolucione en otro "más completo" que incluya cultura y cooperación en tecnología, entre otros.

"Hay una veta de inversión en la parte pesquera", donde los ecuatorianos han avanzado mucho, señaló el mandatario, que puso como parte de su oferta a Ecuador los "buenos licores" guatemaltecos, sobre todo ron, así como alimentos, textiles, artesanías y turismo.

Para Colom, estas exploraciones también se encaminan a robustecer la integración latinoamericana.

"Se están creando condiciones para que en Latinoamérica haya más interacción" y ello porque en el pasado "Centroamérica no veía al Sur y el Sur no veía a Centroamérica y últimamente ha habido mucha volteada de ojos".

Recordó que próximamente habrá una reunión de la naciente Comunidad Latinoamericana y del Caribe "para tratar de armonizar a todas las instituciones" de integración que existen en la región.

Ese es un objetivo prioritario, dijo, al recordar que a la región, últimamente, "han llegado inversionistas ingleses, españoles, americanos que están volteando a ver a América Latina como el paraíso de las inversiones".

La agenda de esta comunidad es para Colom "muy clara" en sus prioridades, pues abarca asuntos como el narcotráfico, el cambio climático, el comercio y la economía, la conectividad (interconexión en sistemas de comunicaciones), la migración y la lucha contra la pobreza, entre otros.

Destacó el tema del narcotráfico y no dudó en pedir una mayor corresponsabilidad a Estados Unidos, no sólo con dinero, "sino con el control de armas, control de flujos financieros y bancarios y reducción del consumo" de drogas en ese país.

Para él, la lucha contra el crimen organizado debe ir "desde los Grandes Lagos hasta el Amazonas", aunque dijo que la dureza con la que estas mafias se han expresado en Centroamérica ha sido "desproporcionada".

También se refirió a la situación política de Honduras y, aunque rechazó el golpe de Estado contra Manuel Zelaya, alabó los acuerdos alcanzados con el actual mandatario hondureño, Profirio Lobo.

Colom dijo respetar las posturas como la de Ecuador, que exige sanción para los responsables del golpe de Estado, pero recordó que Guatemala necesita que Tegucigalpa no siga aislada.

"Nos urge, por la seguridad de Centroamérica, que Lobo no esté aislado, que Honduras no esté aislada", apostilló el mandatario guatemalteco.