Los dirigentes de los ocho países más ricos del mundo cierran hoy su cumbre de dos días con el compromiso de prestar ayuda práctica para consolidar las reformas de la "primavera árabe".

Después de tratar la situación de los países del norte de África y Oriente Medio en una cena anoche, el G8 volverá a debatir esta mañana medidas concretas para consolidar el proceso de reformas, en un debate en el que estarán presentes el presidente de la Liga Árabe, Amro Musa, y representantes de Egipto y Túnez.

El presidente de EEUU, Barack Obama, buscará mañana el respaldo de los países del G8 a su plan de apoyo a la transición en los países árabes, pero no espera compromisos monetarios específicos.

Obama ha puesto sobre la mesa un plan de apoyo económico y político a los países de Oriente Medio y el norte de África que adopten reformas democráticas, una iniciativa que incluye 2.000 millones de dólares en condonación de deuda y garantías de crédito.

Según medios franceses, la declaración final de la reunión de Deauville incluirá el compromiso de construir un "partenariado duradero" con Túnez y Egipto, con cuyos primeros ministros se reunirán hoy con los dirigentes del G8.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, recordó ayer que las ayudas a los países árabes están condicionadas a que acometan reformas y a la transición democrática.

Barroso dijo que la Unión Europea ha incrementado en 1.200 millones de euros la dotación para donaciones en su Política de Vecindario hasta 2013, con un monto global de 7.000 millones de euros.

Parte de ese dinero irá al mundo árabe y parte a los países al este de Europa, dijo y recordó que los vecinos del sur de la UE se han venido llevando dos tercios del total.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, dijo que "el objetivo es responder a las aspiraciones democráticas" de los pueblos.

Se espera que el texto final que adopten los dirigentes mundiales puede incluir también una condena al régimen libio de Muamar al Gadafi y referencias a los movimientos a favor de reformas en países como Yemen y Siria.

Las conclusiones de la cumbre que adoptarán los dirigentes mundiales también abarcarán la seguridad nuclear y cambio climático, la economía internacional, y el fomento y regulación de Internet, debatidos ayer.

Por último, los mandatarios se reunirán con los jefes de Estado de la Nueva Alianza para el desarrollo de África (NEPAD, Argelia, Egipto, Etiopía, Nigeria, Senegal y Sudáfrica) a los que Francia ha querido que se sumen los de tres "democracias ejemplares" del continente africano: Guinea Conakry, Níger y Costa de Marfil.