El ministro de Exteriores de Bosnia, Sven Alkalaj, aseguró hoy que el arresto del presunto criminal de guerra serbio Ratko Mladic es clave para lograr la reconciliación en los Balcanes.

Según el canciller bosnio, los crímenes contra la Humanidad deben ser castigados y consideró que la detención es un paso importante para Serbia, que se encontraba bajo una fuerte presión internacional para apresar al prófugo.

Alkalaj hizo estas declaraciones en el marco del foro ministerial del Movimiento de Países No Alineados que se clausuró hoy en la isla indonesia de Bali, después del arresto ayer de Mladic, quien llevaba más de 15 años en búsqueda y captura.

El ex jefe militar serbobosnio está acusado por Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia de genocidio por la matanza de unos 8.000 musulmanes en la localidad de Srebrenica, el asedio de Sarajevo y otros crímenes durante la guerra bosnia.