La secretaria general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), María Emma Mejía, y ministros de la región inauguraron hoy en Buenos Aires el Centro de Estudios Estratégicos de Defensa del bloque (CEED), que se propone delinear políticas para proteger los recursos naturales del continente.

"El centro puede convertirse en una herramienta que potencie nuestra región para avanzar ante amenazas, aquellas de origen trasnacional de las que nuestra región acaba siendo una de sus víctimas", señaló Mejía durante una conferencia en la capital argentina, con motivo de la inauguración del centro que funcionará en Buenos Aires.

Para el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, la Unasur "es un conjunto de recursos" que se constituye como "la segunda reserva mundial de agua dulce, con un 7 por ciento de área selvática del planeta, reservas de gas y petróleo, grandes producciones de cereales y el 90 por ciento de reservas de litio", enumeró en su disertación.

"Suramérica es una región de recursos naturales claves. En épocas de escasez de recursos es necesario generar capacidades en nuestros instrumentos de defensa para proteger los recursos, siempre respetando el derecho internacional", explicó el ministro argentino de Defensa, Arturo Puricelli, durante la conferencia "El posicionamiento estratégico de Suramérica en el Siglo XXI".

Según el titular de Defensa de Perú, Jaime Thorne León, el centro deberá reflexionar en las nuevas amenazas del siglo XXI, como "el terrorismo ambiental, el narcotráfico y el crimen organizado".

"Acabamos de cerrar un siglo signado por la guerra y el totalitarismo. El centro de estudios debería iniciar sus actividades reflexionando sobre el siglo XX y qué factores siguen representando bajo otras formas amenazas para nuestra región", postuló Thorne León durante la reunión, que concluirá este viernes.

El ministro peruano instó además a las naciones de la región a debatir una iniciativa de su país para "transparentar" los gastos en armamentos.

"Nuestro centro debe pensar en una estrategia de defensa regional. No podemos seguir con sistemas de defensa de países colonizados", definió Linera, quien cuestionó la "influencia" que tuvo Estados Unidos sobre la región y abogó por una formación militar más "latinoamericanista".

El vicepresidente boliviano opinó que el centro de estudios deberá trabajar en estrategias contra "la delincuencia internacional organizada, la atención de emergencias y desastres, y la lucha contra el narcotráfico", para lo que consideró necesario "liberar el secreto bancario" en la región.

Linera, quien exhortó a que Suramérica avance hacia un "estado-región", propuso además "debatir la incorporación de una partida de recursos de cada país para la seguridad y defensa continental" con el fin de establecer "mecanismos de coordinación" que potencien la "soberanía" suramericana.

"Sin una doctrina ni visión estratégica será muy difícil dejar los fantasmas de las injerencias en los asuntos internos" para consolidar "una verdadera autonomía", manifestó la secretaria general durante el encuentro, al que también acudió el ministro de Electricidad de Venezuela, Alí Rodríguez, que será su sucesor.

Los ministros y funcionarios coincidieron además en que el nuevo centro servirá para potenciar la "visión común" de los países suramericanos y permitirá resolver "con estrategias de la región los problemas de la región".

"La unidad regional está por encima de las discrepancias" políticas, insistió Mejía durante su discurso.

El centro de estudios, creado en 2009 aunque aprobado oficialmente el pasado año, estará integrado por un titular y un subtitular, un cuerpo de expertos de cada país y un consejo directivo compuesto por los viceministros de Defensa de los 12 países de la Unasur.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, tiene previsto recibir hoy a Mejía y los ministros de Defensa de la región en la sede del Gobierno.