El candidato nacionalista peruano Ollanta Humala rechazó hoy la agresión que supuestos seguidores suyos realizaron contra la congresista Keiko Fujimori, su rival en la segunda vuelta presidencial del próximo 5 de junio, y señaló que dispondrá que se investigue el incidente.

"Nosotros rechazamos cualquier tipo de violencia, vamos a investigar si ha habido eso; así como damos directivas claras de no hacer actos de violencia, esperemos que el otro lado también dé un mensaje claro", declaró a los periodistas.

Keiko Fujimori sufrió hoy la agresión de un grupo de simpatizantes nacionalistas en la localidad de Bambamarca, a unos 800 kilómetros al norte de Lima, y acusó a Humala de haber fomentado este acto.

Fujimori se presentó en un mitin al que acudieron unas 3.000 personas y que fue boicoteado por unos 50 manifestantes, que se identificaron como seguidores de Humala, quienes le lanzaron huevos y atacaron con piedras a varios vehículos de su comitiva.

La congresista se mostró sorprendida de que el ataque se haya producido el día en que cumple 36 años, uno más que la esposa de Humala, Nadine Heredia.

Precisamente, Humala le envió hoy un saludo por la red social de Twitter: "Felicidades también para la señora Fujimori por su cumpleaños. Ojalá también tenga un momento para disfrutarlo con su familia".

Humala celebró por la noche, en un mitin en un barrio de Lima, el cumpleaños de Nadine, a quien le regaló rosas, un pastel y bailó con ella.

El candidato también confirmó que ha declinado viajar a Brasil para reunirse mañana con la presidenta de ese país, Dilma Rousseff.

"Nos es muy difícil salir de Perú, estamos en la recta final (de la campaña electoral) y por lo tanto no hemos pensado viajar a Brasil, ni a ningún otro país", declaró.

Los sondeos de opinión indican que Fujimori mantiene una ligera ventaja sobre Humala en las preferencias electorales, por lo que ambos se preparan para afrontar el debate del próximo domingo, que muchos analistas consideran que será crucial para ganar el apoyo de más del 10 % de los votantes que aún no toma una decisión.