Miles de opositores georgianos se manifiestan hoy en el centro de Tiflis para demandar la dimisión del presidente de este país caucásico, Mijaíl Saakashvili, en el poder desde 2003.

Los opositores, muchos de los cuales van armados con palos, marchan por la avenida Rustaveli, la capital arteria de la capital georgiana, rumbo a la céntrica plaza de la Libertad.

"Misha (Mijaíl) vete ya!", gritan los manifestantes, en referencia a Saakashvili.

En las inmediaciones de la plaza les esperan efectivos antidisturbios, por lo que la prensa digital local ya ha pronosticado que los choques violentos son inevitables.

La oposición radical georgiana agrupada en el llamado Consejo Popular (CP) se manifiesta hoy por quinto día consecutivo contra Saakashvili, al que acusan de autoritarismo.

Su líder es Ninó Burdzhanadze, antigua aliada de Saakashvili y expresidenta del Parlamento, a la que las autoridades acusan de ser un agente ruso.

El CP ha denunciado que en los últimos días numerosos activistas de la organización opositora han sido detenidos o represaliados en todo el país.

Por su parte, el jefe del comité de exteriores del Parlamento de Goeriga, Akaki Minashvili, denunció que Rusia está detrás de las protestas opositoras.

El pasado sábado la policía georgiana cargó contra los miles de opositores que demandaban la dimisión de Saakashvili en la capital y también en Batumi, protestas que desembocaron en la detención de unos 300 manifestantes.

Los opositores han adelantado que se manifestarán mañana con ocasión del Día de la Independencia, cuando tendrá lugar un desfile militar por el centro de la capital, con el fin de frustrar la celebración.

Georgia no ha recuperado del todo la estabilidad desde las multitudinarias protestas opositoras de noviembre de 2007 que obligaron a Saakashvili a decretar el estado de excepción.

Los partidos opositores acusan a Saakashvili de ser reelegido mediante fraude y lo responsabilizan de la derrota en la guerra contra Rusia por el control de la separatista Osetia del Sur, que habría impedido el ingreso de Georgia en la OTAN.

El presidente georgiano deberá dejar el cargo en 2013, ya que la Constitución nacional impide el ejercicio de más de dos mandatos presidenciales consecutivos.