La ONG Amnistía Internacional (AI) acusó hoy a los dos bandos de la crisis postelectoral de Costa de Marfil, el del ex presidente Laurent Gbagbo y el del actual mandatario, Alassane Ouattara, de cometer crímenes de guerra y contra la Humanidad.

"Se siguen cometiendo violaciones de los derechos humanos contra partidarios y supuestos partidarios de Gbagbo en Abiyán y en el oeste del país", indicó Gaëtan Mootoo, investigador para África occidental de AI.

Mootoo agregó que "Ouattara debe declarar públicamente que todo tipo de violencia contra la población civil debe cesar de inmediato" para poner fin a estos actos.

El informe publicado hoy contiene más de cien testimonios de víctimas y testigos recogidos por los investigadores durante dos meses de pesquisas en el país africano.

Estos testimonios hablan de asesinatos selectivos cometidos por las Fuerzas Republicanas de Costa de Marfil (FRCI, leales a Ouattara), que pedían a las víctimas su nombre y su documento de identidad antes de ejecutarlas.

Por su parte, las milicias fieles a Gbagbo cometieron, según AI, ejecuciones extrajudiciales, torturas y violaciones desde diciembre de 2010, dirigidas principalmente contra personas de nombre musulmán o que vistieran indumentaria musulmana.

AI arremete también contra la Operación de Naciones Unidas en Costa de Marfil (ONUCI) y le acusa de inacción, a pesar de que, según las víctimas consultadas por la ONG, se solicitó su intervención en repetidas ocasiones sin obtener respuesta.

"Los responsables de la ONU nos dijeron que el Estado tiene el deber de proteger a los civiles. Sin embargo, si las fuerzas de Gbagbo y las de Ouattara cometieron crímenes terribles, ¿cómo se puede esperar que protejan a la población?", concluyó Mootoo.

Costa de Marfil ha estado sumida en continuos enfrentamientos armados que se han cobrado al menos 3.000 vidas, según la ONU, desde el pasado diciembre.

El conflicto se originó tras la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, celebradas el pasado 28 de noviembre, en las que, según la comunidad internacional, Ouattara obtuvo la victoria, pero Gbagbo, en la Presidencia desde el año 2000, rechazó los resultados y se negó a transferir el poder.