El ministro francés de Asuntos Exteriores, Alain Juppé, aseguró hoy que Francia quiere acentuar la presión militar y la búsqueda de una solución política al conflicto en Libia para limitar a un máximo de "varios meses" la duración de la intervención extranjera.

Juppé aseguró que con el objetivo de alcanzar esa salida política se intenta "favorecer la organización de una convención nacional que reúna en torno al Consejo Nacional de Transición (opositor) a todos los futuros socios de la nueva Libia", entre los que incluyó a los tránsfugas del régimen de Muamar al Gadafi.

El titular de Exteriores expresó durante la sesión de control al Gobierno en la Asamblea Nacional que la voluntad de Francia es conseguir que la intervención en Libia "no se prolongue más allá de varios meses".

Recalcó además que las deserciones se multiplican en Trípoli entre el círculo más cercano de Gadafi, y se reafirmó en el otro objetivo de la coalición: "acentuar la presión militar" sobre el régimen, pasados ya dos meses del inicio de las operaciones.

"Tal y como nos lo autoriza la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU, utilizamos todos los medios, incluidos helicópteros de combate, (medida) que acabamos de decidir", indicó en su comparecencia.

Francia autorizó ayer el envío de helicópteros para participar en la operación militar con el objetivo de que esos aparatos, que estarán operativos en unos días, permitan llevar a cabo ataques en tierra más cerca de los objetivos y con mayor precisión.