Harmutt Hopp, el segundo hombre al frente de Colonia Dignidad, un enclave alemán donde se cometieron violaciones a los derechos humanos durante la dictadura chilena, se encuentra en Alemania tras haber huido de Chile, confirmó hoy su familia al Centro de Investigación e Información Periodística (Ciper).

La Justicia chilena dictó el lunes una petición de captura internacional contra Hopp, de 66 años y médico de profesión, quien quebrantó el arresto domiciliario y la orden de arraigo que pesaban en su contra.

Hopp fue condenado en enero pasado como cómplice de los abusos sexuales cometidos por Paul Schaefer, exjefe del enclave, fallecido en prisión en 2010 a los 88 años y que había sido condenado por homicidio, abusos sexuales, infracción a la ley de armas y torturas.

Colonia Dignidad, llamado Villa Baviera por sus moradores, es una comarca situada en el sur de Chile, donde se cometieron abusos de menores, torturas y maltratos a colonos germanos, así como violaciones a los derechos humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Según publica hoy el diario La Tercera, Hopp huyó en un helicóptero hasta Argentina, desde donde habría logrado continuar su viaje hasta Europa.

Bärbel Schreiber, esposa del hijo adoptivo de Hopp, Michael Hopp, declaró en conversación telefónica con el Centro de Investigación e Información Periodística (Ciper) que la mujer del número dos de la Colonia Dignidad les confirmó que éste se encuentra en Alemania.

"Ella (Dorothea Esther Witthahn Kruger) nos contó que él la iba a seguir y no sabía si lo lograría o no, pero efectivamente lo logró. No lo he visto, pero sé que está en Alemania desde hace como una semana", señaló su nuera.

El director de la Policía de Investigaciones (PDI), Mario Vásquez, señaló que esa institución está trabajando en conjunto con la Interpol para confirmar si Hopp ingresó a Europa.

El titular chileno del Interior, Rodrigo Hinzpeter, anunció además que investigarán si alguien ayudó a Hopp a huir.

"No tengo información, lo vamos a investigar, respecto a si alguien facilitó la huida del señor Hopp de nuestro país", declaró a los periodistas.

En tanto, la gerencia de Villa Baviera, a través de un comunicado difundido en su página web, declaró que la decisión de Hopp es "netamente personal" y que esperan que sus consecuencias "no perjudiquen a los que sí están arrepentidos de los errores del pasado".

"El hecho de abandonar el país de manera no oficial, y así burlar las medidas judiciales vigentes en contra suya, no representa por ningún motivo la voluntad y el espíritu de la comunidad de hoy", señalan.

Además, precisan que Hopp vivía fuera de la colonia y solo concurría al recinto por casos que le correspondía atender como médico.

La orden de captura dictada contra Hopp se enmarca en una investigación por asociación ilícita para cometer violaciones a los derechos humanos durante la dictadura.

La sentencia de enero por complicidad en abusos sexuales no era firme porque quedaba pendiente revisar un recurso de casación.

Junto a la orden de captura internacional, el juez Jorge Zepeda ordenó también arrestar a varios miembros de la Colonia, a los que revocó el beneficio de la libertad vigilada.

La Policía de Investigaciones allanó ayer las dependencias y logró arrestar a ocho de ellos.

Hoy, además, se entregaron a la Justicia la hija adoptiva de Schäefer, Rebeca Schäefer, y Peter Schmidt, quien fue guardia personal del fallecido exsuboficial del Ejército nazi.