El Supremo Tribunal de Brasil analizará el próximo 8 de junio si la negativa del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva a la extradición del italiano Césare Battisti estuvo ajustada al derecho internacional, informaron hoy fuentes oficiales.

La corte indicó en su página en Internet que en la fecha citada el plenario discutirá "la controversia" que provocó entre Italia y Brasil la decisión de rechazar la extradición del antiguo activista de izquierdas, que fue tomada por Lula el último día de su mandato, el pasado 31 de diciembre.

Battisti está detenido desde 2007 en una cárcel de Brasilia y es reclamado por la justicia de Italia, donde está condenado a cadena perpetua por cuatro asesinatos cometidos hace unos 40 años, cuando era miembro del grupo Proletarios Armados por el Comunismo.

En 2009 el Supremo autorizó su extradición a Italia, que debía ser refrendada por el jefe de Estado, pero Lula optó por negarla.

De ese modo, el caso debe ser analizado nuevamente por la corte, que ahora deberá establecer si la decisión del expresidente no hiere el derecho internacional ni el tratado de extradición que existe entre Italia y Brasil.

El Gobierno italiano insiste en que Battisti debe cumplir en su país la pena que le fue impuesta por delitos de terrorismo, mientras que el Gobierno de Lula alegaba que la vida del antiguo activista podía "correr riesgos" si fuese enviado a Italia.

En lo que va de este año la defensa de Battisti ha pedido más de una vez la excarcelación de su cliente con el alegato de que la decisión de Lula es firme y ajustada a derecho, pero el Supremo se ha negado a concederla.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, quien sucedió a Lula en el cargo el pasado 1 de enero, no ha hecho ningún comentario público sobre el caso, pero el año pasado, antes de tomar posesión, aseguró que su Gobierno nunca contrariaría una decisión del Supremo.